¿Tratando de quedar embarazada? ¡Come más pescado!

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for ¿Tratando de quedar embarazada? ¡Come más pescado!

Traducido por Ana Cristina González I Foto: Getty Images

Las parejas que comen más mariscos conciben más rápidamente (y tienen más sexo), dice un nuevo estudio. Salmón, ¿quién quiere?

Las ostras pueden ser un afrodisíaco famoso, pero según un nuevo estudio, también lo es el mero. Lo mismo ocurre con los camarones, el salmón y la tilapia. También hay otra ventaja: las parejas que comen mariscos con regularidad no solo tienen más relaciones sexuales, sino que también quedan embarazadas más rápido.

Investigadores de Harvard siguieron a 501 parejas en Texas y Michigan que estaban tratando de concebir. Descubrieron que cuando ambos miembros de la pareja comían al menos ocho porciones de cuatro onzas por ciclo (eso es aproximadamente dos porciones por semana), las parejas tenían un 61% más de fertilidad en comparación con las parejas que comían menos. El 81% de ellas quedaron embarazadas dentro de los seis meses y el 92% quedaron embarazados en un año.

También tenían relaciones sexuales con más frecuencia, y las probabilidades de tener relaciones sexuales eran un 39% más altas cuando ambos miembros de la pareja comían mariscos el mismo día.

“Nuestros resultados resaltan la importancia no solo de una dieta femenina, sino también masculina a tiempo para el embarazo y sugieren que los dos miembros de la pareja deberían incorporar más mariscos en sus dietas para obtener el máximo beneficio de fertilidad”, dice la doctora en ciencias Audrey J. Gaskins, investigadora asociada en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

En el pasado, los mariscos como las ostras se han relacionado con una libido más fuerte porque son una buena fuente de zinc, un mineral que se ha demostrado en estudios en humanos que aumenta la testosterona (y en estudios en animales se ha demostrado que mejorar la competencia sexual), explica Gaskins. Otras posibles explicaciones para una mejor fertilidad: los mariscos y los ácidos grasos omega-3 pueden mejorar la calidad de la cantidad de esperma en los hombres y aumentar las posibilidades de ovulación en las mujeres. Investigaciones anteriores han demostrado un mejor desarrollo embrionario entre las mujeres con mayor consumo de pescado e ingesta de DHA, un tipo de ácido graso omega-3 que se encuentra en el pescado.

También es posible que los consumidores de mariscos sean más saludables en general, lo que podría aumentar las probabilidades de concebir.

Aunque el pescado puede ser bueno para la fertilidad (y para el cerebro de los bebés), es comprensible que algunas mujeres cuando intentan concebir y durante el embarazo estén preocupadas por los contaminantes en pescados y mariscos, como el mercurio. Una encuesta de la FDA de 2005 encontró que en promedio las mujeres comen solo dos onzas de pescado por semana.

Pero de acuerdo con la FDA, es seguro para las mujeres comer 2-3 porciones a la semana de una variedad de pescados menos contaminantes como:

  • Bagre
  • Bacalao
  • Cangrejo
  • Platija
  • Ostra
  • Salmón
  • Vieiras
  • Camarón
  • Tilapia
  • Atún (enlatado ligero)

Las mujeres (y los niños) deben evitar por completo la caballa real, el marlín, el reloj anaranjado, el tiburón, el pez espada, el blanquillo y el patudo, que tienden a contener niveles más altos de contaminantes. Mira aquí la lista completa de pescados para elegir y evitar.

Sally Kuzemchak tiene una maestría en ciencias, es dietista registrada, educadora y madre de dos niños, y escribe el blog Real Mom Nutrition. Es la autora de The Snacktivist Handbook: Cómo cambiar la cultura de meriendas de comida chatarra en la escuela, en los deportes y en el campamento, y hacer bocadillos más saludables en casa. También colaboró en Cooking Light on Dinnertime Survival Guide, un libro de cocina para familias ocupadas. Puedes seguirla en Facebook, Twitter, Pinterest e Instagram. En su tiempo libre, carga y descarga el lavavajillas. Luego vuelve a cargarlo.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios