Pruebas de alergia para niños: guía para padres

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Pruebas de alergia para niños: guía para padres

Si tu hija/o padece de síntomas de alergia, tu doctor podría mandarlo a hacerse pruebas de sangre o de piel para hacer un diagnóstico. A continuación, te presentamos lo que los padres y madres deben saber sobre los tipos de pruebas de alergia actualmente disponibles.

Por editores de Parents.com / Foto: Getty Images

Muchos padres y madres reconocen los signos de alergia en sus niños, incluyendo comezón en los ojos, nariz que gotea, estornudos y garganta irritada. Aunque con frecuencia la causa de la alergia está clara, a veces las mamás y los papás no tienen ni idea. Por suerte, los doctores pueden realizar pruebas de alergia para determinar cuáles son los disparadores y controlar las reacciones del niño o la niña.

Para entender las pruebas de alergia, ayuda saber, en primer lugar, qué causa la alergia. El sistema inmune de tu niño produce anticuerpos para combatir virus, bacterias y toxinas. Pero, a veces, su cuerpo reacciona a sustancias inocuas cotidianas, como un trozo de huevo o partículas de polvo en el aire, como si fuera un invasor peligroso. Si su cuerpo rechaza el polen, por ejemplo, puede enviar químicos para inflamar el recubrimiento de su nariz y causar congestión y estornudos. O si es algo que comió, el recubrimiento gastrointestinal se inflama y posiblemente le provoque diarrea.

Para diagnosticar una alergia, el pediatra de tu niña/o puede recomendarte a un alergólogo que pueda realizar las pruebas, dice Sanjeev Jain, doctor en medicina y alergólogo e inmunólogo certificado por el consejo médico en Columbia Allergy. “Las pruebas de alergia pueden ser útiles como un primer paso hacia la creación de un plan para tratar o reducir la exposición a alergenos conocidos”. A continuación, te presentamos todo lo que debes saber sobre los tipos de pruebas de alergia actualmente disponibles.

Prepararse para las pruebas de alergia

El alergólogo podría decidir realizar una prueba cutánea, que consiste en colocar ciertos alergenos encima o debajo de la piel. Existen tres tipos principales: prueba de punción cutánea, prueba intradérmica y prueba del parche. Como alternativa, el alergólogo puede estudiar la sangre extraída de la vena. “Las pruebas cutáneas tienden a ser ligeramente mejores que las pruebas de sangre para mostrar qué es lo que más molesta a tu niño/a y darte los resultados en seguida”, dice Sakina Bajowala, doctora en medicina, alergóloga en North Aurora, Illinois, y mamá de dos hijos con alergia estacional. Debido a que ambas pruebas pueden arrojar falsos positivos, usualmente el diagnóstico de alergia se hace solo cuando el niño o la niña tiene, además, síntomas evidentes.     

Es importante observar que varios medicamentos de venta libre y con receta, como los antihistamínicos, pueden impedir resultados precisos en las pruebas cutáneas. Siempre, antes de programar una prueba, infórmale a tu doctor sobre todas las medicinas que tu niño/a está tomando. Tal vez, tengan que dejar de usar esos medicamentos hasta por dos semanas antes de ir a la prueba.

Habla con tu hija/o sobre la prueba de alergia para que sepa qué esperar antes de la cita. También considera la posibilidad de llevar alguna distracción, como juguetes o un libro para colorear, que mantenga a los niños ocupados mientras esperan los resultados.

Prueba de punción cutánea para detectar alergias

Cuándo se utiliza

La prueba de punción cutánea, también llamada prueba de raspado o prueba percutánea, es especialmente útil para detectar alergias alimentarias y ambientales potenciales. “También puede ayudar a identificar la severidad de estas alergias con base en el tamaño de la reacción”, dice el Dr. Jain. “La prueba de punción cutánea es un método común ya que ofrece resultados inmediatos y puede ser menos traumático para algunos niños que el sacarles sangre”.

Procedimiento de la prueba de punción cutánea

El lugar de la prueba será el brazo o la parte superior de la espalda de tu hijo/a. Después de limpiarla con alcohol, el doctor pone sobre la piel una gota de una solución que contiene el alergeno y realiza una serie de raspados o punciones con una aguja para permitir que la solución entre a la piel.

Para asegurar resultados precisos, la prueba de raspado incluirá histamina y glicerina, que se usan como controles para asegurar que la piel de tu niño está reaccionando normalmente. La histamina normalmente provoca una reacción en la piel en la mayoría de las personas, pero la glicerina usualmente no provoca reacciones, así que si la piel de tu niña/o reacciona a la glicerina, esto puede indicar que la piel es demasiado sensible como para que la prueba de punción cutánea funcione.

Después de que se han colocado los alergenos, el paciente esperará 15-20 minutos para ver si ocurre una reacción. “Si hay un alergeno presente, podrían desarrollar una protuberancia roja, con comezón, en el lugar donde se puncionó la piel”, dice el Dr. Jain. Estas protuberancias (también llamadas ronchas) parecen piquetes de mosquito y el doctor los medirá y registrará.

Efectos secundarios

La prueba de punción cutánea en sí misma no es dolorosa, pero las reacciones más comunes son ronchas hinchadas, con comezón, en la piel. Estas comúnmente disminuyen después de unas horas y desaparecen en pocos días. En casos raros, la prueba puede provocar una reacción extrema si tu hijo/a tiene una alergia severa a alguna de las sustancias de la prueba.

Prueba intradérmica para detectar alergias

Cuándo se utiliza

Cuando se necesitan pruebas adicionales, el alergólogo puede recomendar una prueba intradérmica. Esta es útil para identificar alergias ambientales potenciales y también puede detectar algunas alergias a medicamentos, dice el Dr. Jain. Comúnmente se usa para detectar sensibilidad al veneno de algunos insectos y a la penicilina.

Procedimiento de la prueba intradérmica

“En esta prueba se usa una pequeña aguja para inyectar alergenos potenciales en forma líquida bajo la capa superior de la piel, comúnmente, en tus brazos o antebrazos. Después de que se han inyectado los alergenos, el paciente espera 20 minutos para ver si ocurre alguna reacción a los alergenos que se aplicaron bajo la piel”, dice el Dr. Jain. Como en la prueba de punción cutánea, la reacción alérgica se caracteriza por una protuberancia roja con comezón en el sitio de inyección.

Efectos secundarios

El enrojecimiento y la comezón usualmente acompañan a la reacción alérgica. Según el Dr. Jain, la comezón se resolverá en varias horas y puede manejarse con un antihistamínico o medicamento tópico.

Prueba del parche para detectar alergias

Cuándo se utiliza

“La prueba del parche puede ser de gran ayuda para determinar la causa de los sarpullidos en la piel y las reacciones que ocurren cuando un alergeno toca la piel”, dice el Dr. Jain. Esta detecta la dermatitis de contacto que normalmente aparece entre las nueve y las 96 horas siguientes a la exposición a la sustancia. Un ejemplo es el sarpullido que se desarrolla por la hiedra venenosa, pero también puede aparecer por metales, perfumes, tintes, químicos, productos de belleza y otros. El Dr. Jain agrega que, a diferencia de la prueba de punción cutánea y la prueba intradérmica, la prueba del parche requiere múltiples visitas al alergólogo (su consultorio, Columbia Allergy, requiere tres visitas).

Procedimiento de la prueba del parche en la piel

Los parches adhesivos que contienen ciertas sustancias se aplican directamente a la piel del paciente, comúnmente, en su espalda. “Las próximas dos visitas son 48 y 72 horas después de la aplicación de los parches”, dice el Dr. Jain. “El parche se quitará en la segunda visita y se realizará una lectura inicial. Queremos ver si el paciente desarrolló algún enrojecimiento, irritación, hinchazón o sarpullido allí donde el alergeno estuvo en contacto con su piel”. La lectura final de la prueba del parche se realiza en la tercera visita y también se discuten los resultados.

Efectos secundarios

Los resultados positivos de la prueba se caracterizan por la piel con comezón. Además, “reacciones positivas tardías pueden ocurrir hasta 21 días después de la aplicación de los paneles, así que es importante tener un seguimiento con su proveedor si usted experimenta cualquier reacción tardía”, dice el Dr. Jain.

Prueba de sangre para detectar alergias

Cuándo se utiliza

Las pruebas de punción cutánea, las pruebas intradérmicas y las pruebas del parche buscan una reacción física a un alergeno. La otra opción, las pruebas de sangre, consisten en analizar la sangre del paciente en un laboratorio. Los doctores pueden usar esta prueba si el niño toma medicamentos que pudieran interferir con los resultados de la prueba cutánea o si el niño tuviera ciertos padecimientos de la piel como el eczema. Las pruebas de sangre también pueden usarse si se espera una reacción alérgica severa.

Procedimiento de la prueba de sangre para detectar alergias

Comúnmente, se toma sangre de una vena del brazo. En el laboratorio, los expertos buscarán anticuerpos para un antígeno específico (IgE). “Si existen anticuerpos para un antígeno específico, eso significa que el cuerpo del paciente ha identificado esta substancia como extraña y ha creado anticuerpos para proteger al cuerpo de esta sustancia específica. Si un alergeno tiene grandes cantidades de IgE, esto típicamente indica una alergia más severa”, dice el Dr. Jain. 

Efectos secundarios

Tu hija/o puede experimentar dolor o sangrado leve en el sitio donde insertaron la aguja.

¿Cuál prueba de alergia es mejor para mi niño o mi niña?

No hay una edad mínima para realizar las pruebas de alergia (aunque rara vez se hacen en niños menores de 6 meses) y tu proveedor determinará la mejor opción para tu niño/a. Dicho esto, a los niños y niñas pequeños comúnmente se les realiza la prueba de sangre o la prueba de punción cutánea cuando se sospechan alergias ambientales o alimentarias. “Una prueba de punción cutánea puede ser menos traumática, pero puede ser difícil de realizar si el niño o la niña es incapaz de mantener los alergenos en su lugar durante 20 minutos, o si hay urticaria o eczema presente en la espalda del niño”, dice el Dr. Jain. “Las pruebas de sangre pueden ser más eficientes, pero la inserción de la aguja puede ser traumática para un niño pequeño. Además, si el niño o la niña es incapaz de quedarse quieto/a, puede ser difícil sacarle sangre”. Ambas pruebas son igualmente eficaces para predecir alergias, así que ten fe en el método que tu proveedor elija.

Es importante observar que todas las pruebas cutáneas para la alergia (pruebas de punción cutánea, pruebas intradérmicas y pruebas del parche) conllevan un riesgo de reacción alérgica aguda. “Los síntomas adversos más comunes incluyen comezón, ardor, enrojecimiento, ligera hinchazón e irritación en el sitio de aplicación de la prueba de alergia”, dice el Dr. Jain. “La mayoría de estas reacciones alérgicas leves se resuelven después de retirar los alergenos”.

Aunque es muy raro, las pruebas de alergia en la piel también presentan el riesgo de provocar anafilaxis. Esta es la razón por la que las pruebas de alergia se realizan en el consultorio médico, donde hay equipo y medicamentos de emergencia a mano para contrarrestar las dificultades respiratorias potenciales.

Mi niño o niña tiene alergia, ¿y ahora qué?

Si a tu niña/o le diagnostican una alergia, tu doctor te asesorará sobre cómo evitar el disparador. También, hay varios medicamentos disponibles para manejar los síntomas. Por ejemplo, algunos antihistamínicos impiden que el sistema inmune libere histamina en la sangre, deteniendo las reacciones alérgicas antes de que comiencen o ralentizándolas una vez que han comenzado. Los esteroides funcionan para disminuir la inflamación causada por la reacción inmune; estos pueden venir en forma de aerosoles nasales, gotas para los ojos y pastillas o líquidos que se toman de forma oral. Las inyecciones para la alergia, es decir, la inyección de pequeñas dosis del alergeno, son útiles para algunos pacientes; funcionan al producir anticuerpos en contra del alergeno, previniendo reacciones alérgicas severas en el futuro.

Los niños y niñas que anteriormente han tenido una reacción alérgica anafiláctica o grave deben llevar consigo una dosis de epinefrina que puede ser inyectada por el niño o sus padres en caso de una reacción alérgica. La epinefrina es una hormona que ayuda a abrir las vías respiratorias a fin de mejorar la respiración, mejorar la presión arterial y disminuir la reacción alérgica. Siempre que se use este medicamento, se deberá llevar al niño a la sala de emergencias, inmediatamente.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios