Inicio del trabajo de parto: cómo saber que tu bebé ya va a nacer

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Inicio del trabajo de parto: cómo saber que tu bebé ya va a nacer

¿Estás emocionada por el nacimiento de tu bebé? Reconoce los primeros síntomas del trabajo de parto que te indican que tu bebé está por llegar.

Por Elizabeth Stein, Enfermera obstétrica certificada, Sandra Gordon y la Dra. Laura Riley

Traducido por Ana Cristina González I Foto: Getty Images

A pesar de haber tenido embarazos anteriores, la llegada del bebé siempre es impredecible para los padres. Los síntomas del trabajo de parto son imprecisos y te pueden confundir: ¿Esos calambres te indican que el bebé se está colocando en posición para ser expulsado o es el resultado de la comida mexicana que comiste la noche anterior? ¿Ese chorrito de orina significa que estás rompiendo fuente o solo es pérdida de orina porque tu bebé está presionando tu vejiga? Aquí estamos para ayudarte a identificar las primeras señales del trabajo de parto, echa un vistazo.

Señales que te indican que tu bebé está por llegar
Cuando crees que lo peor pasó, es posible que experimentes los síntomas de que estás en trabajo de parto. Estos síntomas no tienen ningún orden y pueden presentarse gradualmente el mismo día o unos días antes del parto.

  • Aumento del flujo vaginal de color marrón o rosado.
  • Sensación de que el bebé está cayendo hacia la cavidad pélvica. Lo notarás porque podrás respirar mejor ya que el peso del bebé no presiona el diafragma.
  • Ligera pérdida de peso.
  • Dolor sordo e insidioso en la parte baja de la espalda.
  • Idas frecuentes al baño con cólicos. “Es la respuesta natural del cuerpo para que el útero se contraiga bien”, afirma Rochel Lieberman, enfermera obstétrica de Brooklyn, Nueva York.  “Es posible que también presente vómitos o indigestión estomacal”
  • Presión o cólicos en la zona pélvica/rectal.
  • Ablandamiento o dilatación del cuello uterino (esto lo confirma el examen médico).
  • Se producen las contracciones de Braxton Hicks, conocidas como contracciones falsas. El útero se endurece y ocasiona algunos calambres leves.
  • Sensación de desespero, aumento de la energía o fatiga. El instinto de anidamiento (deseo inconsciente de prepararse para el nacimiento) te domina. La enfermera obstétrica Bárbara Moran, en Dunn Loring, Virginia, dice que no te dejes vencer. “Necesitarás tu energía para el parto”.

Señales de que entrarás en trabajo de parto
Si experimentas alguno de estos síntomas, es probable que el parto esté más cerca de lo que piensas.

Rompiste la fuente
Seguramente haz tenido las peores pesadillas de los lugares donde romperás la fuente, de camino a casa, en el trabajo o en un lugar público. Pero está confirmado que pocas mujeres rompen la fuente. Un estudio afirma que solo en el 8% de embarazadas la bolsa de líquido amniótico se rompió antes de que empezaran las contracciones regulares. Si de casualidad formas parte de ese porcentaje no sientas miedo, lo más probable es que sientas solo gotitas o una pequeña fuga. Esto se debe a que la cabeza del bebe impide que salga el líquido abundantemente.
Luego de que la bolsa se rompe, el parto está a la vuelta de la esquina, dice la doctora Carol J. Grabowski, jefa de personal del departamento de obstetricia del Long Beach Memorial Medical Center, en California. Las cifras dicen que el 80% de las mujeres entran en trabajo de parto 12 horas después que rompen la fuente. Si ha transcurrido este tiempo promedio y la embarazada aún no ha iniciado su trabajo de parto, se tiene que inducir para evitar el riesgo de infección.

Comienzas a botar una secreción o “El tapón mucoso”
Durante el embarazo se forma “el tapón mucoso”, que es una secreción o mucosidad que cierra el cuello uterino, evitando la entrada de gérmenes u otros agentes infecciosos para proteger al bebé. Cuando el embarazo llega a su última etapa este tapón es expulsado porque el cuello uterino comienza a dilatarse, lo que indica que el parto está muy cerca. La embarazada notará una cantidad pequeña de flujo mucoso y espeso o simplemente una mancha líquida que generalmente es de color marrón (por sangre antigua) o que va de rosada a rojiza por la rotura de pequeños vasos sanguíneos que la tiñen. Después de la pérdida del “tapón mucoso”, el parto puede ocurrir en horas, días o incluso semanas, según la Dra. Grabowski.

Dolor intenso de espalda
Un dolor de espalda durante el embarazo se puede considerar normal. El problema es cuando el dolor es tan intenso que no lo puedes soportar, esto se le conoce como, “parto de espalda”, y ocurre en casi un tercio de las mujeres.

La enfermera obstétrica certificada Kay Johnson, de Atlanta, dice, “Lo normal es que el bebé descienda por el canal de parto con la cara presionada contra la columna vertebral de la mamá. Pero en el parto de espalda, el bebé desciende con el cráneo presionando la columna vertebral”. ¿Cuál es el resultado? “Un dolor intenso concentrado en la espalda pero que puede irradiarse hacia el abdomen”. Ya sea que estés experimentando un parto de espalda o no, generalmente cuando el dolor se torna insoportable es un signo indicativo que el parto se acerca.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios