Cómo ayudar a los niños multirraciales a determinar su identidad

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Cómo ayudar a los niños multirraciales a determinar su identidad

Los niños multirraciales están revolucionando la forma de pensar de los estadounidenses acerca de los grupos raciales. A continuación te presentamos cómo puedes ayudarlos a crecer sintiéndose orgullosos, confiados y con un gran sentido de identidad. 

Por: Jennifer Torres

Traducido por Ana Cristina González I Foto: Getty Images

Cuando la madre mexicana-estadounidense Julia Rodríguez anunció que esperaba un hijo junto a su pareja africano-estadounidense, sus padres ansiosos le hicieron una ráfaga de preguntas: “¿La gente se preguntará qué es? ¿Acaso se parecerá a ti? ¿Tendrá problemas tratando de encajar?”

“Honestamente, era frustrante”, recuerda Rodríguez, de Stockton, California. “Desde mi punto de vista, lo más importante es que el bebé sería mío”. Aún así, ella trató de pensar que las preguntas de sus padres estaban impulsadas no por el prejuicio, sino por no saber si el mundo le daría la bienvenida a su nieto multirracial. “Es el único niño de raza mixta en nuestra familia”, dice Rodríguez.

Pero el hijo de Rodríguez, Aiden, de cuatro años, difícilmente está solo. El grupo de estadounidenses multirraciales crece a una tasa tres veces más rápida que la población como un todo, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Estados Unidos. Como las parejas interraciales representan el 15 por ciento de todos los nuevos matrimonios en el país, los demógrafos esperan que este crecimiento se acelere en las próximas décadas.

Todos estos saltos entre líneas de colores han contribuido a desmentir las teorías obsoletas que una vez predijeron aislamiento y confusión de identidad para los niños mestizos. De hecho, ahora las investigaciones demuestran que los antecedentes multirraciales les permiten a los niños apreciar de forma más contundente la diversidad, la habilidad de entender los diferentes lados de los problemas controversiales y aumentar la creatividad para resolver problemas.

Pero si bien las ideas acerca de la raza han evolucionado, la sociedad sigue insistiendo en clasificar a las personas en grupos étnicos. Como padres, seguramente querrán enseñarles a sus hijos su herencia mixta esperando que ellos sigan celebrando cada parte de lo que son. Así que no se contengan cuando sus hijos se acerquen haciéndoles estas preguntas.

¿Por qué no somos iguales? El hijo de Rodríguez no se considera necesariamente africano-estadounidense o mexicano-estadounidense o ambos. Pero de vez en cuando dice, “Mi piel es más oscura que la de mi mami y la piel de mi papi es más oscura que la mía”. Pronto comenzará a preguntarse por qué.

“Eso es completamente normal”, asegura Diana Sánchez, Ph.D., profesora de psicología de la Universidad Rutgers, de Nuevo Brunswick, Nueva Jersey. De niño, Aiden quizás se dio cuenta de las diferencias físicas en otras personas, pero estaba más interesado en sí mismo: “Mi piel es morena y mi cabello es rizado”. Sin embargo, dice la Dra. Sánchez que a la edad de tres o cuatro años, “los niños clasifican a las personas por raza o color de piel”. Ahora, siendo un niño de preescolar, a Aiden le parece que las personas de piel morena y pelo rizado “son similares”, y comenzará a preguntarse porqué sus padres y él no se parecen mucho.

Fomentar la curiosidad de los niños a medida que desarrollan una identidad racial les ayuda a asegurarles que la herencia multirracial es algo por lo qué sentirse orgullosos, dice Shatavia Thomas, terapista matrimonial y familiar, de Atlanta. Pero evitar esas conversaciones acerca de la etnia puede inadvertidamente darle un mensaje a los niños que ser de raza mixta es algo negativo. “A veces los padres piensan, ‘No vemos colores’ queriendo decir ‘No somos racistas’”, dice Thomas. “Pero lo que los niños en realidad escuchan es, ‘Algo está mal’”. Thomas sugiere ser directos: “Comiencen diciendo, ‘El pelo de las personas es un poco diferente y el tono de piel de las personas es un poco diferente’”. Luego explica, “Mi papi es africano-estadounidense y su piel es morena oscura. Mi mami es mexicana-estadounidense y su piel es morena clara. Eso significa que eres africano-estadounidense y mexicano-estadounidense y tienes los dos tonos de piel de nosotros”.

Solo traten de no caer en fracciones (mitad peruano, por ejemplo), dice Mónica Brown, Ph.D., profesora especialista en literatura multiétnica de la Universidad del Norte de Arizona, en Flagstaff. “Hablar de fracciones les dice a los niños de raza mixta que no son completamente de una raza y tampoco completamente de otra”, dice la Dra. Brown. En lugar de eso, crea un vocabulario para hablar de la identidad multirracial de tu familia: ¿Eres cor-inico? ¿Mexi-pino? ¿Simplemente latino-asiático? Esto anima a los pequeños a reivindicar todos los aspectos de sus antecedentes. 

¿Quién soy en realidad? Para criar niños multirraciales seguros de sí mismos, deben dejar la respuesta a esa pregunta en manos de cada niño, dice la Dra. Sánchez. “Fomenta la autonomía de la identidad de tus hijos, la idea de que pueden elegir su propia identidad como quieran, cuando quieran”. Es cuando los niños se sienten presionados a ajustarse a las expectativas de los demás sobre quiénes son que su confianza se erosiona.

Para elegir una identidad, los niños primero necesitan entender de dónde vienen. Así que si sus familias tienen un idioma o varios idiomas heredados, hablen esos idiomas en casa. Preséntales a tus hijos las comidas y tradiciones de sus orígenes. Dales muchas oportunidades de pasar tiempo con los familiares de ambos lados de la familia.

La Dra. Sánchez, puerto-eslovaca, contrató a un tutor español para ayudar a su hija, Noa, de seis años, a descubrir su ascendencia latina. Además, celebra las festividades judías para fomentar la conexión con el lado de la familia de su esposo. “Mientras más experiencias culturales tengan los niños multirraciales para aprovechar, mejor preparados estarán para cultivar una identidad que ‘encaje’ y es menos probable que se sientan obligados a elegir una u otra”, dice la Dra. Sánchez.

Pero, ¿qué sucede si tu hijo de raza mixta se identifica mucho más con un solo lado de la familia? No te preocupes. Los niños de raza mixta a menudo tienen una identidad variable; algunas veces se ven a sí mismos de una forma y otras veces, de otra, dice la Dra. Sánchez. Un niño de raza mixta podría describirse a sí mismo como africano-estadounidense, por ejemplo, porque ese es el lado de la familia con el que está más en contacto.

Cualquiera que sea la explicación, no lo tomes personal. “Decidirse por una identidad no quiere decir que está rechazando el amor o afecto del otro padre”, dice la Dra. Sánchez. Háganle saber a sus hijos que apoyan su identidad y que se siguen sintiendo conectados”.

¿Alguien más está pasando por esta situación? Los niños tratarán de entender dónde encajan en el mundo, y en el caso de los niños multirraciales, que no se ven necesariamente representados en la cultura popular, eso puede ser incluso más desafiante. Es por eso que Sonia Smith-Kang, una madre de Los Ángeles, recomienda que así como los padres aseguran sus hogares a prueba de niños, también se encarguen de que sea “a prueba de cultura”. Smith-Kang, quien es de raza mixta latina y africana-estadounidense, casada con un hombre coreano, hizo esto cuando sus cuatro hijos, en edades de 7 a 23, todavía estaban pequeños. Cosía atuendos para celebrar sus orígenes multirraciales, utilizando una mezcla de materiales y diseños que reflejaban sus culturas variadas (como overoles de tejido Kente y vestidos cruzados con estampados inspirados en el Ballet Folklórico). “Estos pequeños eran de raza mixta la ropa me ayudó a infundir un sentido de orgullo”, dice Smith-Kang, cuyo pasatiempo al final se convirtió en la línea de moda Mixed Up Clothing.

Hay formas de crear un ambiente que no solo apoye el multiculturalismo, sino que lo adopte. Smith-Kang tiene muchos lápices de colores que abarcan una variedad de tonos de piel y los estantes de sus hijos están llenos de libros, videos y juguetes que representan diversas familias. Incluso organiza grupos de juegos con otras familias multirraciales. Ahora, cuando otras personas inevitablemente les preguntan a sus hijos, “¿Qué eres?”, Smith-Kang siente una gran satisfacción cuando los escucha hablar acerca de su cultura.

Cuando los niños multirraciales se ven reflejados en los medios de comunicación, se sienten incluidos y no dejados a un lado, dice Mónica Brown, quien también es autora de un libro para niños conocida por sus series de Marisol McDonald series, que cuenta con un personaje principal multirracial. “Escribo para niños que tal vez no se vean a sí mismos en muchos otros libros”, dice Brown.

“Para continuar su propia misión multicultural, compartan los recursos que encuentren con las maestras de sus hijos”, añade Thomas. De esa forma, pueden hacer que las clases de sus hijos sean tan inclusivas como lo son sus hogares y que a la vez garantice que los mensajes positivos que están inculcando, sean reforzados en la escuela. “Los maestros pueden usar esas herramientas para crear momentos educativos”, dice Thomas. “El niño no debería sentir toda la carga de tener que enseñarle a toda la comunidad. Los adultos pueden tomar esta responsabilidad”.

Para Rodríguez y su pareja, Antonio Young, apoyar la identidad multirracial de Aiden fuera de la casa, significa que deben enviarlo a un preescolar con diversidad étnica, donde enseñen español y donde conozcan a Martin Luther King Jr. y a César Chávez. Young y Rodríguez esperan que al fomentar el orgullo cultural de Aiden, también impulsarán su autoestima, sobre todo cuando comience a confrontar los estereotipos en torno a los africano-estadounidenses, latinos y los estadounidenses de razas mixtas. “No querrás que otras personas te definan”, dice Young. “Si se siente cómodo consigo mismo, puede decir, ‘No tiene nada de malo ser mexicano. No tiene nada de malo que yo sea africano-estadounidense. No tiene nada de malo ser ambos’”.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios