5 formas de decir “no”, sin decir “no”

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

Según los expertos, un niño promedio escucha la palabra “no” 400 veces al día. El problema con la palabra “no” es que cuando se usa con demasiada frecuencia, los niños pequeños tienden a desconectarse después de un tiempo. Es decir, un “no” por sí solo no ayuda a tu niño a aprender qué hacer. Además, decir “¡no!” con una voz cada vez más fuerte, no va a ayudarlo a escuchar mejor tu mensaje. Por lo que los expertos recomiendan mejor usar frases positivas de disciplina y reservar los “no” para emergencias, como cuando tu hijo está en peligro. 

Aquí te presentamos algunas de estas alternativas positivas al “no” para que te puedas comunicar más efectivamente con tu pequeño.

Brinda explicaciones simples 
A los niños pequeños les cuesta seguir órdenes muy complicadas, pero las explicaciones simples los ayuda a comprender mejor. Por ejemplo: “Golpear la TV podría romperla”, “Eso es de mamá, no para niños”, “Juega aquí, (nombre de tu hijo). El fuego de la estufa es peligroso”.

Utiliza “Detente” o “Para” 
Cuando decimos “no” a un niño, lo que a menudo queremos que haga es que deje de hacer lo que sea que esté haciendo. Por eso, las palabras “detente” o “para” serían más apropiadas. Por ejemplo: “¿Qué tal si nos detenemos y pensamos en lo que debemos hacer para que todo esté bien?”, “Detente y piensa por un momento. ¿Es eso una buena idea?”.

Haz de las figuras de autoridad tus “aliados”
Dependiendo de lo que se trate, puedes mencionar a su médico, dentista, maestros, etc. Por ejemplo, si tu niño quiere comer M&M’S antes de la cena, puedes decirle: “Hmmm… no creo que podamos comer M&M’S antes de la cena, amor. Sabes qué, la próxima vez que veamos al Dr. X podemos preguntarle al respecto. Recuérdamelo, ¿vale?”.

Ofrece una alternativa
Si tu pequeño te pregunta si pueden quedarse más tiempo en el parque puedes decirle algo como: “Ya llevamos una hora aquí. ¿Qué tal si vamos a casa y pintamos un poco? Me di cuenta de que realmente te encanta usar esas nuevas pinturas”. O si te dice que quiere dulces, intenta con esta frase: “Ya comimos algunos dulces esta tarde, tomemos algunas fresas en su lugar. Tal vez podamos hacer un rico batido y triturar algunos cubitos de hielo también”.

Reformula lo que dices de una manera positiva
En lugar de decirle a tu pequeño “No, no toques eso”, intenta: “Sé que deseas tocar la lámpara, pero puede caerse y romperse. Por favor, solo mírala”. O, en lugar de: “No, no toques al gato”, intenta: “Recuerda tocar al gato suavemente”.

Continua leyendo más artículos:

 
 

artículos relacionados

 
 
 
 

comentarios