Todo lo que necesitas saber sobre la píldora y la depresión

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Todo lo que necesitas saber sobre la píldora y la depresión

¿La anticoncepción hormonal causa depresión? Un nuevo estudio ha provocado cierto debate. Estos son los hechos.

Por Kristen Fischer

Traducido por Ana Cristina González I Foto: Getty Images

Un estudio reciente publicado en JAMA Psychiatry que vincula los anticonceptivos hormonales con la depresión ha dejado a muchas mujeres rascándose la cabeza. ¿La píldora, el anillo vaginal o el parche cutáneo pueden causar depresión? Si has experimentado depresión, ¿está fuera de discusión los anticonceptivos hormonales?

Investigadores de la Universidad de Copenhague estudiaron y siguieron a más de un millón de mujeres y niñas de 15 a 34 años de edad entre los años 2000 y 2013 (Las mujeres con diagnóstico de depresión antes del inicio del estudio fueron excluidas). Cuando los investigadores le hicieron seguimiento, el 55% de las mujeres estaban usando o habían usado recientemente anticonceptivos hormonales. En general, se informaron 133.178 primeras recetas de antidepresivos y 23.077 primeros diagnósticos de depresión durante el seguimiento.

Las mujeres que utilizaron anticonceptivos orales combinados (estrógeno y progestina) tenían un riesgo 1,2 veces mayor de requerir un antidepresivo (en comparación a las que no usan anticonceptivos), mientras que para las mujeres que toman píldoras sólo de progestina el riesgo fue de 1,3 veces. Quienes usaban el anillo vaginal tenían un riesgo 1,5 veces mayor, y las mujeres que usaban el parche transdérmico tenían el doble de riesgo.

Los investigadores también separaron los datos por grupos de edad y encontraron que las adolescentes tenían el mayor aumento en el riesgo de depresión. Hubo un riesgo 1,8 veces mayor de que quienes tomaban anticonceptivos orales combinados tomaran un antidepresivo y un riesgo 2,2 veces mayor para los adolescentes que tomaban anticonceptivos de progestina únicamente. Las chicas tenían un riesgo aproximadamente tres veces mayor de comenzar a tomar un antidepresivo si tomaban productos no orales como el parche y los dispositivos intrauterinos (DIU).

Entonces, ¿qué significa todo esto?

No hay veredicto, desafortunadamente

El investigador principal, Øjvind Lidegaard, doctor en medicina y doctorado en Ciencias Médica, dice que su equipo considera que el control de la natalidad es una causa probable de depresión, pero comenta que se necesitan estudios adicionales para confirmar los resultados.

“[Las mujeres] deben ser informadas de que el uso de anticonceptivos hormonales aumenta el riesgo de depresión y que las mujeres con tales trastornos en su historial probablemente deberían elegir otro tipo de anticonceptivo”, afirma.

Pero el doctor en medicina David A. Grimes, profesor clínico de obstetricia y ginecología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, dice que no existe una asociación causal establecida entre la depresión y los anticonceptivos hormonales.

El riesgo tan pequeño como el encontrado en el estudio estaba “por debajo de la capacidad de discriminación de un estudio observacional”, señala el Dr. Grimes. En otras palabras, debido al sesgo inherente, los estudios de este tipo son simplemente incapaces de identificar una diferencia tan pequeña. Solo una prueba controlada aleatorizada realizada correctamente, sin sesgos, podría hacerlo.

Lo Que Sabemos

La causa exacta de la depresión no se conoce por completo, aunque los cambios hormonales podrían ser un desencadenante o factor, dice la doctora en medicina M. Susan Scanlon, ginecóloga del Midwest Center para la Salud de la Mujer, en Illinois. La genética, la función cerebral anormal y las diferencias biológicas del cerebro son otros factores. Las etapas del embarazo y el posparto de las mujeres se han relacionado con un mayor riesgo de depresión.

“Las pacientes que están considerando un abordaje hormonal para la anticoncepción pueden beneficiarse de un abordaje similar para la detección de la depresión mientras consideran todas sus opciones anticonceptivas”, dice la Dra. Scanlon. Pregúntale a tu médico si te recomienda hacer pruebas de detección de depresión con el Cuestionario sobre la Salud del Paciente (PHQ-9). Hacerlo puede al menos abrir la puerta a una discusión para que juntos puedan seleccionar la opción anticonceptiva más apropiada.

Desde que se publicó el estudio, la Dra. Scanlon dice que ha agregado más preguntas de detección en la consulta con las pacientes. Para quienes muestran señales de estado de ánimo deprimido o depresión, ella recomienda que primero prueben opciones no hormonales como el DIU de cobre, el diafragma con espermicida o los condones. Las mujeres que no quieren tener hijos de manera definitiva también pueden considerar una ligadura de trompas o una vasectomía para su pareja masculina.

Aunque se necesita más investigación para comprender la complejidad de la depresión y las hormonas, la Dra. Scanlon dice que los métodos no hormonales pueden ayudar a las mujeres a prevenir embarazos no planificados y al mismo tiempo sirven de apoyo para su bienestar mental. Ella todavía ofrece opciones hormonales, pero hace énfasis en la importancia de un seguimiento cercano de los síntomas del paciente.

En pocas palabras, la comunidad médica tiene opiniones diferentes sobre si los anticonceptivos hormonales están o no relacionados con la depresión. Si tienes alguna preocupación, habla con tu médico sobre sus riesgos y para obtener más información sobre las otras opciones anticonceptivas disponibles.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios