6 trucos para dormir a los niños que realmente funcionan

 
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for 6 trucos para dormir a los niños que realmente funcionan

Estos trucos y consejos para inducir el sueño funcionaron para otros padres y quizás funcionen para tu familia.

Por Lindsay Tigar

Traducido por Ana Cristina González I Foto: Getty Images

El llanto, los gritos, los lamentos, los chillidos… se siente como si fueran a durar para siempre. Y seamos realistas, a veces es así. Pregúntale a cualquier padre y ellos darían cualquier cosa, y harían todo, para ayudar a sus hijos a atrapar el sueño por la noche. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las mamás y los papás tienen una grave privación del sueño (especialmente cuando tienen más de un hijo), no es de extrañar que muchos reporten problemas con la memoria, la función creativa y, ya sabes, para mantener los ojos abiertos.

Dependiendo de la escuela de pensamiento para padres a la que te suscribas, existen innumerables soluciones, desde el método de dejar que llore hasta el método Ferber. Sin embargo, estas técnicas recomendadas por expertos no siempre son exitosas o eficaces. Y, a veces, cuando de verdad te gustaría tener más de dos horas consecutivas de sueño, lo tiras todo por la borda y hace lo que sea. De vez en cuando, los cerdos vuelan, los sueños se hacen realidad, y tu loca solución funciona. Aquí, los padres comparten lo que hicieron, que tú también podrías intentar:

Empuja a tu bebé 10 minutos para que duerma la siesta.

Los hijos de la entrenadora del sueño y mamá Erin Hill solían tomar lo que ella llamaba, no con tanto cariño, “siestas de porquería”. Por lo general, duraban de 15 a 20 minutos, o 30 minutos como máximo. Considerando que un ciclo de sueño completo es de 45 minutos, ella sabía que su bebé no estaba recibiendo el efecto completo de una buena siesta. Por supuesto, cuando esto sucede, las mamás pueden anticipar que se avecina una noche difícil, lo cual no es divertido para nadie en la casa. Hill decidió probar algo loco y empujar a su hijo 10 minutos para que duerma la siesta, solo hasta que los ojos comiencen a parpadear. “No quieres despertar al bebé por completo, pero esta leve perturbación los lleva más allá del punto normal de despertar y duermen más profundamente durante 45 minutos o más. No más ‘siestas de porquería’ y no más bebés irritables”, explica. “¡Suena loco, pero funciona!”

Usa un dosel para dormir.

El hijo de Rose Morris, Abram, está en el espectro autista y, como la mayoría de los niños con necesidades especiales, sufría graves problemas de sueño. Cuando Abram pasaba de una cuna a una cama de niño grande, se despertaba constantemente, golpeaba las paredes, deambulaba por la habitación y, a menudo, se lastimaba. Morris estaba tan preocupada por los hábitos de sueño de su hijo que pasaba incontables noches sentada fuera de su habitación.

“Los remedios caseros que vi que la gente probaba (como clavar rejillas en literas o poner arriba un corralito para que tu hijo no pueda salir) me parecían demasiado atemorizantes o como si estuviera enjaulando a mi hijo, y Abram avanzó al mosquitero para cuna”, compartió.

Sin nada que funcionara, hizo su propio Safety Sleeper: Un sistema de dosel cerrado de grado médico. Eso marcó la diferencia no solo para Abram, sino para muchos niños, ya que ofrece protección y descanso para dormir de una manera segura.

También dale a la electrónica una hora de dormir

Puede ser difícil apartar a tu hijo mayor de la televisión o los videojuegos para que pueda meterse a la cama, pero puede ser esencial para ayudarlo a dormir lo suficiente por la noche. “Para los niños mayores, el uso excesivo de dispositivos electrónicos puede empeorar el insomnio”, dice la doctora en medicina Cindy Jon, experta en sueño infantil de la Escuela de Medicina McGovern en UTHealth y UT Physicians en Houston. “La luz artificial de los dispositivos electrónicos que se colocan cerca de los ojos puede interrumpir el ritmo circadiano natural del niño. La luz artificialmente brillante al final del día puede llevar a ‘reajustar’ el ciclo circadiano a un momento posterior”.

Si tu hijo mayor tiene problemas importantes para conciliar el sueño incluso sin estimulantes del tiempo de pantalla, habla con su médico sobre las ayudas naturales para dormir, como Vicks PURE Zzzs Kidz, que son gomitas para niños de 4 años en adelante que contienen una mezcla de melatonina y botánicos como lavanda y manzanilla.

“La melatonina se secreta naturalmente de nuestro cerebro durante las condiciones de poca luz para activar el sueño”, explica la Dra. Jon. “Los suplementos de melatonina solo deben administrarse a una hora fija de acostarse. No administres melatonina más de una vez durante la noche, ya que también regula el ritmo circadiano”.

Haz una fiesta en su cama.

La divertida hija de la mamá y escritora Carol Tuttle era conocida por resistirse a la hora de dormir. Siempre encontraba una razón para estar despierta. Tuttle luchó como loca para mantener a su hija en la habitación y decidió que su niña tenía un caso grave de FOMO (que son las siglas en inglés de “fear of missing out”, que se traduce al español como “miedo a perderse algo”). Entonces, ella le trajo la diversión hasta donde estaba ella: “Creamos una fiesta en su cama con muchos animales de peluche que la estaban esperando para ayudarla a irse a la cama”, explicó. “Podía hablar con ellos, jugar con ellos y sentir su compañía mientras comenzaba a relajarse y a dormir. Funcionó de maravilla”.

Encuentra una canción que funcione

Algunos padres conducen millas alrededor de su ciudad o se sientan en su auto en la entrada de la casa durante una hora más, todo para mantener a su bebé durmiendo. Otros tropiezan sin querer con esa disparatada solución. Tal es el caso de la mamá Marika Lindholm. Cuando su hija estaba recién nacida, tenía cólicos severos, lloraba sin parar y se negaba absolutamente a dormir. En la tercera noche con su bebé, Lindholm colocó Can’t Cry Anymore, de Sheryl Crow, e -irónicamente- su bebé se durmió. “Después, pudimos contar con esa canción para calmarla, pero solo esa canción. Nada más de Sheryl Crow o cualquier otra persona”, explicó. “Todavía me estreso cuando escucho esa canción porque me recuerda cuántas veces sonó una y otra vez para evitar que nuestra pequeña bebé gritara como loca”.

Escucha a tu hijo

Un ambiente ruidoso y estimulante es definitivamente inesperado para una cita con Sandman, pero Lindholm siguió el ejemplo de su hija menor cuando estaba luchando para que ella durmiera. Al principio, Lindholm animó a sus otros hijos a permanecer callados alrededor del bebé. “Pero no importa lo callados que estuvieran los niños, ¡ella no dormía! Pronto me di cuenta de que solo dormiría cuando hubiera mucha acción a su alrededor”, compartió Lindholm. “La encontrábamos dormida encima de sus juguetes en medio de niños peleando y gritando. Entonces, después de eso, la hora de la siesta no requeriría una cama tranquila, sino una habitación llena de niños jugando”.

Este artículo fue originalmente publicado en Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios