skin
skin
Ad skin
   Bienvenido a nuestro sitio.  
 
 
 

Un arco iris de nutrición

 
La importancia de incluir alimentos que contengan antioxidantes dentro de tu dieta.
 
Un arco iris de nutrición Mucho se habla  de la importancia de incluir ‘colores’ en nuestra dieta,  y con mucha razón. Son en estos alimentos de ‘colores’ en donde encontramos los antioxidantes, grandes aportadores
              
 

Mucho se habla  de la importancia de incluir ‘colores’ en nuestra dieta,  y con mucha razón. Son en estos alimentos de ‘colores’ en donde encontramos los antioxidantes, grandes aportadores de salud a nuestros cuerpos.

¿Qué son los antioxidantes?

En un lenguaje simple y ‘casero’, podriamos decir que los antioxidantes son los ‘trapeadores’ que limpian la ‘suciedad’ (radicales libres) atrapada en tu casa, o mejor, en tu cuerpo. ¡Los antioxidantes son poderosos!

¿Qué son los radicales libres?

Son moléculas inestables (perdieron un electrón) y altamente reactivas. Éstas remueven el electrón que les hace falta, de moléculas que están a su alrededor, para obtener su estabilidad. La molécula atacada (que ahora no tiene un electrón) se convierte entonces en un radical libre que puede dañar muchas células, a menos que sea contraatacada por los antioxidantes.

¿De dónde vienen los radicales libres?

El organismo produce radicales libres durante procesos como el metabolismo de los alimentos, la respiración y el ejercicio. También se crean radicales libres a través de factores en el medio ambiente como polución industrial, tabaco, radiación, medicinas, y pesticidas, entre otros.

El cuerpo puede combatir radicales libres hasta cierto punto, pero si no hay un “flujo continuo” de antioxidantes, las células sanas pueden ser afectadas y dañadas.

¡A comer el Arco Iris de Antioxidantes!

Rojos -  Frutas y vegetales rojos o tienen contienen antioxidantes licopeno,  quercetina y ácido elágico. Éstos pueden ayudar a controlar la presión arterial, reducir el riesgo de cáncer a la próstata y los niveles altos de colesterol en la sangre. Fresas,  cerezas, remolachas, rábanos, pimiento morrón, frambuesas; son algunos ejemplos.

Amarillos/Naranjas – Zanahorias, naranjas, maíz, piña, papaya, camote y la calabaza contienen antioxidantes beta-caroteno, licopeno y zeaxantina;  los cuales pueden mejorar el estado de huesos y coyunturas, disminuir niveles de colesterol LDL y reducir el riesgo de cataratas.

Verdes –  Espinaca, brócoli, pepino, espárragos, pimientos verdes, zucchini (calabacín), alcachofa y uvas son ricos en antixoidantes vitamina C, luteína y zeaxantina;  los cuales fortalecen el sistema inmune, mejoran la digestión y disminuyen el riesgo de contraer diversos tipos de cáncer.

Azules/Morados – Frutas y vegetales azules o morados son ricos en vitamina C, quercetina, flavonoides, zeaxantina y luteína. Alimentos como uvas, berenjenas, ciruelas pasas, arándanos y zarzamoras pueden disminuir el riesgo de enfermedades coronarias y mejorar la salud cognitiva (mente y cerebro).

Blancos – A pesar de que frutas y vegetales blancos no son de un color fuerte, éstos son ricos en antioxidantes. Cebollas, ajos, hongos y coliflor fortalecen el sistema inmune, tienen propiedades antiinflamatorias y pueden prevenir el desarrollo de diversos tipos de cáncer.

Claudia M. González, M.S., R.D., L.D.N., es una dietista-nutricionista certificada y autora del libro Gordito Doesn’t Mean Healthy que aborda el problema de obesidad en niños hispanos. Para conocerla más, visita  Chicanutritionnews y InShapePlate.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 

Comentarios