skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

5 reglas de dieta en el embarazo

 
¿Cómo llevar una dieta sana durante el embarazo?
 
5 reglas de dieta en el embarazo Pese a las mejores intenciones de llevar una dieta sana durante el embarazo, a algunas mujeres les cuesta retener alimentos mientras que otras devoran cantidades inimaginables de helado. Y luego hay
              
 

Pese a las mejores intenciones de llevar una dieta sana durante el embarazo, a algunas mujeres les cuesta retener alimentos mientras que otras devoran cantidades inimaginables de helado. Y luego hay las que no saben por dónde comenzar. Aquí te damos unas pautas para asegurarte de consumir una dieta nutritiva durante el embarazo.

1. No dupliques las porciones. Aunque se dice que hay que comer por dos, sólo necesitas de 300 a 500 calorías adicionales al día. Acuérdate que debes subir de peso paulatinamente: pocas libras durante el primer trimestre y aproximadamente una libra cada semana a partir del segundo. Si antes de quedar embarazada tenías un peso saludable, debes subir de 25 a 35 libras; si estabas muy delgada, de 28 a 40; y si tuviste sobrepeso, entonces debes engordar de 15 a 25.

2. Asegúrate de consumir vitaminas y minerales. Necesitas al menos 600 mcg de ácido fólico al día. Tu vitamina prenatal debe contener al menos 800 mcg, pero el ácido fólico también está en arvejas, vegetales de hoja verde y frijoles. Para prevenir anemia, consume comidas ricas en hierro como carnes magras, espinaca y granos fortificados. Necesitas 1,000 mg de calcio al día, así que agrega yogur, leche y queso a tu dieta.

3. Evita alimentos procesados. Las comidas para la microondas, pastas enlatadas, etc. carecen de nutrientes. Opta por alimentos naturales como productos lácteos, granos integrales, frutas, vegetales y carnes magras. Asegúrate de incluir salmón salvaje y atún en tu dieta ya que contienen ácidos grasos omega 3, necesarios para el desarrollo del cerebro, ojos y sistema nervioso de tu bebé.

4. Di que sí a las meriendas. Si no comes cada dos o tres horas, es posible que experimentes un hambre voraz. Las meriendas ayudan a mantener los niveles de glucemia estables. Alimentos como tostadas integrales, galletas de soda o cualquier cosa que tenga jengibre no sólo son buenas opciones para merendar, sino que también ayudan a disminuir las náuseas.

5. Disfruta con moderación. Puedes comer helado, torta y papitas fritas, pero no todos los días. Opta por versiones más sanas o come sólo la mitad.

Foto: Wavebreak Media

 
 
 
 

Comentarios