Cómo reconocer y tratar la dislexia en niños, parte 2

 
bytes
 
 
         
 
 
image for Cómo reconocer y tratar la dislexia en niños, parte 2

3Ante cualquier sospecha, lo mejor es evaluarlo. En el jardín de infantes, un niño con dislexia tendrá problemas para reconocer los sonidos dentro de las palabras habladas y asociar las letras con sus sonidos respectivos. Los niños disléxicos tampoco pueden reconocer palabras sencillas escritas. Si tu niño en jardín de infantes o primer grado tiene alguna de estas dificultades, haz un pedido por escrito para hablar con el director del colegio para que sea evaluado. Otra opción es que sea evaluado en una escuela pública ya que éstas son responsables legalmente de ofrecer este tipo de evaluaciones. Más adelante, un sicólogo le tendrá que hacer una evaluación más completa, que incluya su historial médico y de desarrollo, ya sea el lenguaje oral, su habilidad para distinguir los fonemas y, según su edad, su destreza para leer y escribir. Si no logras que lo evalúen pronto, o si te dicen que tu niño no califica para ser evaluado, debes contactar al Learning Disabilities Association of America para que ellos te ayuden.

Si es disléxico, empieza un programa inmediatamente. Las escuelas públicas te deberían proveer un programa de educación individualizada que normalmente estará diseñado por el sicólogo que lo está evaluando, las maestras y los padres, y explica el camino que debes tomar para conseguirle toda la ayuda adicional que necesita. Ésta debería incluir sesiones individuales o en pequeños grupos de cuatro a cinco veces por semana con un especialista en lectura. Muchos prefieren los métodos que ya han sido estudiados científicamente, como el Orton-Gillingham. Maryanne Wolf, Ed.D., directora del Center for Reading and Language Research en Tufts University, en Medford, Massachussetts, ha creado un programa que se llama Rave-O, que está basado en un proyecto de investigación que realizó el National Institute for Child Health and Human Development. Hay otros programas, como Wilson Fundations y Rowlands Reading Foundation’s Superkids Reading Program, que están diseñados para chicos en edades de jardín de infantes. Todos se centran en los sonidos individuales de las palabras y por lo general incluyen herramientas (como letras móviles) para que utilicen más de un sentido para aprender.

Insiste en que tu hijo tenga un tratamiento diferenciado. Debes pedirles al director y a sus maestras que trabajen con tu chico y que no lo hagan leer en voz alta al frente de la clase, o que le den más tiempo para sus exámenes escritos o que dejen que él te dicte las respuestas de su tarea. Otra opción que le puedes dar a la maestra es que si lo llaman para contestar alguna pregunta, que le ofrezcan dos opciones para escoger la respuesta, de modo que él demuestre que sabe la respuesta aunque no pueda pronunciarla.

Siempre anima a tu niño. Hay que explicarle al chico que tiene dislexia porque eso le disminuirá la ansiedad. A los más pequeños, dales una explicación más simple: “Tienes problemas para escuchar los sonidos de las palabras”. Y diles que mucha gente muy inteligente también tiene dislexia. La confianza de Olivia aumentó muchísimo tras enterarse de que es disléxica. Cuando un niño de su clase se burló de ella, Olivia se puso las manos en su cintura y le dijo con orgullo: “Tengo dislexia, pero yo sí puedo leer”.

 

Foto: iStock 

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios