¿Le digo a mi hijo que tiene TDAH? (ADD)

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for ¿Le digo a mi hijo que tiene TDAH? (ADD)

Por Rebecca Pano

Después de un largo proceso de estudios clínicos, el médico nos informa que nuestro hijo/a tiene TDAH o Attention Deficit Disorder (ADD) por sus siglas en inglés. ¿Es conveniente decirle a mi hijo/a? ¿Le informo a la escuela?

 

Este artículo esta basado en el Taller: ¿Cómo le digo a mi hijo que tiene TDAH? Impartido por la Maestra en psicología Denisse Jaime y tiene como objetivo que tú como padre reflexiones sobre la importancia de aceptar el padecimiento y la forma de manejar el trastorno con tu hijo/a.

 

Cuando los padres de familia, perciben problemas de conducta (es muy inquieto e impulsivo) y/o aprendizaje (no pone atención) en su hijo/a y estos problemas comienzan a deteriorar las relaciones sociales en casa, escuela y demás ambientes donde el niño/a se desenvuelve, puede que se estén enfrentando a un caso de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

 

Tras un buen diagnóstico clínico por parte de un especialista médico, es recomendable que los padres se informen y conozcan sobre el TDAH. La psicoeducación es justamente eso, informarse y conocer el origen del padecimiento, los síntomas y las acciones que se pueden llevar a cabo.

 

El tener una idea clara del trastorno ayuda a terminar con mitos y creencias que pueden dificultar el tratamiento, además ayuda a quitar estigmas sociales[1].

 

Como padres, en ocasiones tenemos dudas sobre si es adecuado decirle a nuestro hijo/a que tiene TDAH, pero muchas veces esto se debe a los conceptos establecidos en nuestra sociedad y a la percepción que tanto nosotros como la gente que nos rodea tiene.

 

Etiquetas y estigmas

 

Cuántas veces el término «trastorno mental» o «enfermedad mental» lo percibimos como algo negativo, aún si conocer del todo el padecimiento.

 

Hay un número considerable de estudios que muestran que la simple etiqueta de «enfermo o enferma mental» dispara opiniones y sentimientos personales por si sola, independientemente de las conductas de las personas que la llevan.

 

Comencemos por no estigmatizar nosotros mismos la enfermedad, veámosla como una enfermedad biológica.

Reflexiona: ¿Reaccionarías igual si tu hijo/a tuviera otra enfermedad como la diabetes?

 

Recordemos que nuestras acciones no nos definen como personas por lo que debemos comenzar por evitar etiquetas que a la larga marquen a nuestros hijos, como:

 

¡Pero que latoso eres!

Eres muy desordenado

¡No seas travieso!

Otra vez de escandaloso

 

Habla con la gente cercana al niño/a para que de igual forma eviten estos comentarios. Es importante informarle a su maestros sobre el trastorno para que consideren hacer ciertas adecuaciones curriculares en el aula y además esté enterado sobre la medicación del niño/a si es que la requiere durante el horario de clases.

 

Evita hablar del trastorno a otros adultos frente a tu hijo/a como si no estuviera presente.

 

No lo etiquetemos como un niño/a TDAH, sino como un niño/a que padece TDAH. Esto nos ayudará a ver los síntomas por separado y no como algo que define quien es nuestro hijo/a.

 

¿Por qué es importante decirle que tiene TDAH?

 

Aunque tu hijo/a sea pequeño y por principio no sepa que le pasa, es natural que él/ella mismo note algunas diferencias con sus compañeros y amigos:

 

¿Por qué no me concentro?

Me muevo mucho y no lo puedo evitar

¿Por qué no aprendo?

¿Por qué no quieren jugar conmigo?

 

Entre mayor edad, mayor será su capacidad de percibir estas diferencias y problemas en la relación con sus compañeros y maestros. Es por eso que si como padres no le planteamos un panorama, se puede ir generando incertidumbre y angustia en nuestro hijo/a al no entender lo que pasa y la reacción que tiene los demás a lo que hace.

Recuerda que en la psicoeducación:

La meta es que el paciente entienda y sea capaz de manejar el padecimiento que presenta.

Cuanto mejor conozca lo que padece, mejor podrá vivir con esta condición.

 

Reflexiona:

¿Sentiste angustia o preocupación cuando no sabías que lo que le ocurriría a tu hijo se llamaba TDAH?

¿Crees que tu hijo/a esté pasando por lo mismo?

 

 

¿A que edad es recomendable decirle a mi hijo/a que tiene TDAH?

 

Por principio no es necesario mencionar el termino médico que la mayoría de los adultos utilizamos en convención social: Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.

Quita estas cuatro letras y explícale lo que le pasa.

 

Lo importante es explicarle lo que a él/ella le sucede en particular, no es necesario explicarle todos los síntomas o panoramas posibles del padecimiento, simplemente da ejemplos diarios de lo que le sucede y platica con él/ella sobre lo que juntos harán para mejorar su comportamiento (Reglas, hábitos, terapias, medicamento, etc.).

 

Explícale de acuerdo a su edad.

 

Es importante que las explicaciones estén a su nivel de comprensión y utilices ejemplos recientes de su comportamiento o metáforas. No hay edad adecuada o inadecuada para decirle lo que le pasa a tu hijo, en cuanto antes conozca lo que le sucede, él/ella será parte del cambio.

 

Si quieres mayor información sobre este desorden o sobre el taller: ¿Cómo le digo a mi hijo que tiene TDAH? escribe a: info@proyectodah.org.mx

 

 

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios