Efectos negativos en la salud de los niños que comen fuera de casa

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Efectos negativos en la salud de los niños que comen fuera de casa

Son muchas las razones por las que las cadenas de restaurantes fast-food son tan atractivas para los niños y sus padres. Tienen precios bajos y están localizados cerca de las escuelas y en los vecindarios con más tráfico. Además, los lugares de comida rápida, están fuertemente mercadeados hacia los niños y los adolescentes. Cuando ambos padres trabajan y llegan tarde a casa, con hambre, la urgencia de comprarlo para llevar o comerlo allí está presente.

¿Y qué pasa con la dieta de los niños y los adolescentes cuando comen fuera de casa? ¿Y cómo impacta el peso de los niños y su salud en general? Estas son algunas de las preguntas que salieron a la luz en el estudio realizado por Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.

El estudio determinó que los niños (y adolescentes) que comían en fast food y en restaurantes regularmente, tenían una ingesta de azúcar, sal y calorías mucho más alta cuando comían fuera.  Cuando un niño come en un fast food en vez de en casa, consume más calorías. Cuando se comen todo el servicio de la comida,  el consumo de más calorías es de 160.

Comer en restaurantes de cómida rapida o de servicio completo tiene como resultado consumir más bebidas azucaradas y menos leche.

El consumo de sodas está atado a volverse obeso o estar en sobrepeso, y esto a su vez aumenta las posibilidades de padecer diabetes tipo 2. La comida de los fast food están relacionados con el aumento de azúcar, sodio, total de grasas y grasas saturadas, que todas son factores de riesgo para el sobrepeso, la hipertensión y la dislepidemia, componentes del síndrome metabólico.

El único encuentro positivo del estudio es que para algunos niños que comían fuera aumentó el consumo de proteína.

Comer el lunch de la casa, en vez de el de la cafetería, es una de las forma de asegurar que el niño y los adolescentes están comiendo menos sal, menos grasa, y menos azúcar.

Si planificas la semana, comprando y cocinando algunas comidas por adelantado, esto puede ayudarte a no comer fuera. El ahorro de comer en casa es considerable también.  Cuando comas fuera con tus hijos trata de escoger restaurantes con menú que ofrezca información nutricional. Sustituye la leche por la soda, limita el tamaño de la porción (empaca la comida antes de empezar a comer). Si seleccionas bien el menú, puedes hacer de comer fuera una experiencia, saludable y recuerda siempre verificar lo que ellos van a pedir.

 

Por Esther Entin, M.D., de TheDoctorWillSeeYouNow.com 

Foto: iStock 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios