skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Evita el retraso veraniego

 
Puedes incorporar actividades que estimulan la mente durante sus vacaciones de verano sin tener que sacrificar todo su tiempo de ocio.
 
Evita el retraso veraniego Enséñale a ser un comprador inteligente. Llévalo al supermercado y pídele que haga una lista de compras (ortografía), que busque en los estantes cada cosa en la lista (lectura) y que calcule el
              
 

tareaEnséñale a ser un comprador inteligente. Llévalo al supermercado y pídele que haga una lista de compras (ortografía), que busque en los estantes cada cosa en la lista (lectura) y que calcule el cambio al pagar con efectivo (matemáticas).

Exploren la comunidad. Aprendan cómo los osos polares en el zoológico local sobreviven el verano, contemplen las estrellas y constelaciones en un planetario, repasen lecciones de historia en un museo o hagan experimentos en un centro científico (y averigua cuándo son los días gratis o de entrada reducida para ahorrar dinero).

Preparen una comida. La cocina es el lugar ideal para perfeccionar las destrezas matemáticas de tus hijos. Los pequeños cocineros pueden aprender sobre las fracciones (muéstrale como tres octavos es menos que la mitad, aunque le parezca más), sobre las medidas (16 onzas equivalen a una pinta), y cómo seguir instrucciones (primero mezclas el batido, luego agregas las chispas de chocolate, y finalmente la pones en el molde).

Fomenta la lectura. Muchas librerías y bibliotecas organizan programas en el verano que les dan premios, como libros, juguetes o certificados de regalo, a los estudiantes que terminen 10 libros o lean por una determinada cantidad de horas. Estos programas resultan en mejores calificaciones en lectura, según los estudios.

Planea un viaje educativo. ¿Quién dice que no pueden aprender en las vacaciones? Caminen por el Freedom Trail de Boston, visiten el Álamo en San Antonio o vean de cerca los cohetes de la NASA en el Kennedy Space Center en Florida. ¿No pueden viajar lejos? Llévalos a la capital de tu estado o inscríbelos en el programa de Junior Ranger en el parque nacional más cercano. Antes de emprender el viaje, enséñales a leer un mapa y determinar la ruta y la distancia.

Anímalo a ser un aficionado a los deportes. Tendrá que usar las matemáticas para calcular las estadísticas, como el promedio de bateo, las vueltas completadas en las carreras de automóvil o el porcentaje de partidos ganados en fútbol, sea para deportes profesionales o los juegos de su propio equipo infantil.

Anímalo a escribir. Dale un diario para que documente sus recuerdos del verano. En los viajes, cómprale postales para que escriba notas a sus amigos y familiares. O encuéntrale un amigo por correspondencia en Friendship by Mail (una lista de amigos cuesta $5), International Pen Friends ($25 por año;) o A Girl’s World ($12 por año).

Juegos. La próxima vez que te diga que está aburrido, saca un juego de mesa apropiado para su edad que fomente las aptitudes matemáticas. El juego de cartas Uno le enseña a determinar cuál número es mayor o menor. Y aunque suene anticuado, según las investigaciones, los estudiantes de primaria que juegan ajedrez sacan calificaciones mucho más altas en los exámenes de lectura y matemáticas, por lo que es un remedio excelente para el retraso veraniego.

 

Foto: iStockphoto 

 
 
 
 

Comentarios