4 errores típicos de una mamá primeriza

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for 4 errores típicos de una mamá primeriza

1.  Intervenimos cada vez que el niño hace algo que nos molesta

Escuchas a uno de tus niños corriendo por la casa y persiguiendo al otro, e inmediatamente gritas.

SOLUCIÓN Ignora de manera selectiva.
A menudo, los padres sienten que tienen que intervenir cada vez que su hijo hace, por así decirlo, una ‘niñería’. “Pero terminan cansados de ejercer siempre de poli malo”, explica la doctora Borba. Ten en cuenta que los niños a veces hacen tonterías porque están explorando habilidades nuevas. Por ejemplo, tu pequeño de 4 años puede tirar zumo encima de los cereales porque está aprendiendo sobre líquidos. Otras veces, simplemente está buscando atención. A la hora de reaccionar, la doctora Borba propone lo siguiente: “cuando no suponga riesgo a su seguridad, trata de simplemente observarlo”. Si tu pequeño de 6 años está utilizando la nariz para apretar el botón de activación del televisor, trata de no gritarle. Mira lo que pasa y continua con lo que estabas haciendo com si nada.  Lo más probable es que si tú no respondes, él o ella parará de hacerlo y tú podrás relajarte sin haber tenido que empezar una discusión.

2.  Decimos mucho pero luego no actuamos 

“Apaga la televisión…Esta vez hablo en serio…¡de verdad!” Tus hijos continuarán con su mal comportamiento cuando los avisos no son tajantes porque saben que no hay consecuencias.

SOLUCIÓN Establece límites y actúa en consecuencia.
Dudar, segundas oportunidades y negociación les enseñan que el cooperar es opcional, dice Robert MacKenzie, Ph.D. y autor de Setting Limits With Your Strong-Willed Child.  Para enseñar a los niños a seguir las normas, deja las expectativas claras y actúa en caso de que se rompan. Si, por ejemplo, quieres que tu hijo se levante del sofá y haga los deberes, empieza con directivas respetuosas como “por favor, apaga la televisión y haz tus tareas escolares”.  Si el mal comportamiento continúa, enséñale que su mala actuación tiene una consecuencia: “Voy a apagar la televisión ahora y has perdido el privilegio de verla hasta que termines tus deberes”. Por el contrario, si te hace caso, acuérdate de darle las gracias.

3.  Utilizamos los time-out de manera inefectiva

Cuando envías a tu hijo de 3 años a su habitación porque pegó a su hermanito, él empieza a golpear su cabeza contra el suelo mostrando su rabia.

SOLUCIÓN Considera introducir un tiempo de reflexión conjunta, en lugar de un time-out.
Los time-out deberían utilizarse para darle al pequeño la oportunidad de calmarse, no como castigo.  Algunos críos responden bien a este tipo de técnicas, pero otros lo ven como forma de rechazo, y se excitan y enfadan aun más.  Además, no les enseña cómo deben comportarse.  La doctora Sonna sugiere dedicar de manera conjunta un tiempo a reflexionar o time-in,  donde usted y su pequeño se sienten callados uno junto al otro. Si el niño se entristece mucho, abrácelo para tranquilizarlo.  Una vez se haya calmado, explíquele por qué no actuó bien. Podrías empezar preguntando lo siguiente: “¿Qué puedes hacer en vez de pegarlo cuando Milo coge tu juguete?”

4.  Asumimos que lo que funciona para un niño también funcionará para otro
Lo  mejor para lidiar con los berrinches de tu hijo es mirarlo a los ojos y explicarle cómo debe de cambiar su funcionamiento. Pero tu hija es más agresiva y se niega a escuchar.

SOLUCIÓN Utiliza herramientas de crianza diversas.
Es muy fácil acusar a tu pequeño cuando las técnicas disciplinarias fallan, pero quizás has de tratar los problemas de tus hijos de maneras distintas. Así lo señala Avivia Pflock, coautor de Mommy Guilt. Ser firme con uno de tus hijos y suave con otro no tiene por qué significar inconsistencia, sino adaptación a diferentes necesidades y modos de aprendizaje, asegura Pflock.  “El castigo ha de combinar bien con la mala actuación y el niño”.

Publicado originalmente por la revista Parents en Agosto de 2011. 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios