Diferencias al criar a un niño y una niña de 2 años

 
bytes
 
 
         
 
 

“No quiero”, “no me gusta”, “no voy a ir”…  frases como estas son las que escuchas todos los días cuando tienes un niño o niña de 2 años. Su personalidad comienza a cambiar porque ya no necesitan tanto a mamá, caminan solos y hasta comen por cuenta propia. Por esa independencia, los berrinches se imponen a la disciplina positiva que quieres enseñarle.

Los expertos señalan que el crecimiento del cerebro de ambos es muy distinto, lo que los hace seres humanos diferentes con respecto a sus gustos, preferencias y comportamiento. Una de estas especialistas es la profesora de fisiología de la Universidad de Maryland Margaret M. McCarthy, quien estudia el desarrollo cerebral temprano y según menciona en un artículo de Univisión, los bebés del sexo masculino nacen con la misma cantidad de testosterona que tiene un hombre de 25 años, posteriormente los niveles bajan y se incrementan con la pubertad. En el caso de las niñas, también fabrican testosterona antes de nacer, pero no tanto como los varones.

Ahora bien, ¿qué tan diferente es criar a un niño y a una niña de 2 años? 

Los niños y niñas comienzan a verse como tales a partir de esta edad. Entre los 2 y 6 años se identifican con niños de su mismo sexo, los varoncitos tienden a desarrollar más fácilmente sus habilidades en la motricidad gruesa (correr, brincar…) más temprano que ellas mientras que las niñas perfeccionan su motricidad fina (colorear, escribir…) antes que ellos.

Diferencias que tienes que saber de los niños y niñas de 2 años. 

Ale Velasco, experta en temas de crianza y sueño en Latinoamérica mencionó a El Tiempo esas diferencias con las que te toparás si tienes un pequeño o una pequeña en casa.

NIÑOS 

child's eyes widened and mouth opened in amazement. copy space for your text

  • Los niños solo pueden hacer una cosa a la vez así que ten paciencia.
  • Necesitas acercarte y tocarlo para darle una indicación y que te haga caso.
  • Muchas veces se hace “oídos sordos”.
  • Tienen mayor facilidad de subirse a un árbol, escalar…
  • El llanto no es pan de cada día.
  • No le temen a los reptiles, no arañan ni pellizcan.
  • En lugar de cuidar su ropa, la ensucian. ¡Debes ser tolerante!

NIÑAS 

Little girl and her dog

  • Son más educadas.
  • A la hora de enseñarles a dejar el pañal se te hace más sencillo porque lo dejan más rápido.
  • Aprenden con facilidad el lenguaje.
  • Cuidan su ropa.
  • Su personalidad es muy tranquila.
  • Se tapan la boca cuando estornudan.
  • En la escuela desarrollan habilidades para tener una mejor letra.

Por lo general los varones son traviesos, arriesgados e impulsivos. Su actitud siempre impulsiva lo lleva a concentrarse siempre en el “yo” y llama a todo como “mío”. En momentos se comporta como un niño sumamente cariñoso y en otras situaciones ni caso te hace por más que desees educar en valores. Eso no quiere decir que las niñas

Si tienes una niña te toparás con una personalidad más pasiva. Aunque también se concentra en que el mundo gira a su alrededor, son más atentas a escuchar, a acatar normas y a adoptar un comportamiento adecuado.

En esa lucha de crecimiento debes ponerles límites a ambos, es decir que tiene que cumplir con sus horas de comida, descanso y juego. En momentos como elegir la ropa dale opciones para que él se sienta incluido. Muy importante, jamás le rías sus travesuras porque creerá que lo que hizo es correcto y no te desgastes en enseñarle el valor de compartir porque aún no lo entiende. Deja esta clase para cuando cumpla tres años.

Velasco  aconseja a los padres de familia a ponerse de acuerdo con las directrices que darán a sus hijos para enseñar disciplina con amor.

“Sin importar el genero del niño, tanto papá como mamá deben enseñar a sus niños a ser cariñosos, ya que el temperamento y comportamiento individual también se aprende”, dijo. La experta aconseja que abraces a tu hijo (a) mínimo 12 veces al día por lo menos 20 segundos, para fortalecer el vínculo que los une. ¡Tu amor de madre te lo hará bien sencillo!

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios