Diez mitos sobre el TDA/TDAH

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Diez mitos sobre el TDA/TDAH

Por Karin A. Bilich, de Parents.com

Aquí encontrarán 10 mitos comunes, y los hechos científicos para disiparlos, alrededor de estas afecciones a las que la comunidad médica ahora llama en conjunto TDAH.

Mito #1: solo los niños hiperactivos tienen TDAH.

Muchos padres están confundidos con respecto a qué son el Trastorno por Déficit de Atención (TDA) y el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Lo primero que deberías saber es que, aunque tengan mínimas diferencias, la comunidad médica engloba las dos afecciones como TDAH. Aquí hay 10 mitos comunes que rodean estas afecciones, y los hechos científicos para disiparlos.

Aunque la hiperactividad es el síntoma más común del TDAH, es posible que un niño sufra de este trastorno sin ser hiperactivo. En realidad, el TDAH tiene tres subtipos:

  • Un subtipo predominantemente desatento: las señales incluyen la distracción fácil con imágenes y sonidos irrelevantes; no prestar atención a los detalles y cometer errores por descuido; rara vez seguir instrucciones con cuidado y de forma completa; perder u olvidar cosas, como juguetes, lápices, libros y herramientas necesarias para una tarea.
  • Un subtipo predominantemente hiperactivo-impulsivo: entre las señales están sentirse agitado, moverse nerviosamente y retorcerse; correr, treparse, dejar el asiento en situaciones en las que se espera que esté sentado o con un comportamiento silencioso; responder abruptamente antes de escuchar la pregunta completa; y tener dificultades para esperar un turno en la fila.
  • Un subtipo combinado, que es el más frecuente de los tres.

Los niños que encajan solo en el primer subtipo pueden sufrir el TDAH sin mostrar señales de hiperactividad.


Mito #2: los niños pueden superar el TDAH.

Si no se trata, el TDAH continúa hasta la edad adulta. Sin embargo, por medio del desarrollo de sus fortalezas, la estructuración de su entorno y el uso de medicación cuando es necesaria, los niños con TDAH pueden crecer y ser adultos con vidas muy productivas. En algunas carreras, tener un patrón de comportamiento muy enérgico puede ser una ventaja.

Mito #3: los niños que toman medicamentos para el TDAH son más propensos a consumir drogas en la adolescencia.

Aunque es cierto que las personas con TDAH son naturalmente impulsivas y más propensas a asumir riesgos, los pacientes que toman estimulantes para este trastorno tienen, en realidad, menos riesgo de consumir otras drogas. Los niños y adolescentes que tienen TDAH y también otras afecciones coexistentes pueden tener un mayor riesgo de abuso de drogas y alcohol, independientemente de la medicación utilizada.

Mito #4: el Ritalin “cura” el TDAH.

El Ritalin, un medicamento psicoestimulante, es una de las formas de tratamiento más comunes para el TDAH. Se ha demostrado que ayuda a que los niños se concentren y sean menos hiperactivos. Pero, para ser más efectivo, debe formar parte de un plan de tratamiento más amplio que puede incluir ayuda académica para el niño y un tratamiento de modificación del comportamiento.

Mito #5: a los niños con TDAH no se los disciplina de manera adecuada.

El TDAH es una afección del cerebro que hace que sea difícil para los niños controlar su comportamiento. Aunque los investigadores no han podido encontrar la causa exacta del TDAH, han descubierto un cambio claro en el tamaño y la actividad del cerebro en niños con TDAH. Como estos niños tienen dificultades para controlar su comportamiento, es posible que se los identifique como “niños rebeldes”. Esto está bastante alejado de la realidad.

Mito #6: los niños que toman Ritalin nunca crecerán totalmente.

El Ritalin puede afectar el crecimiento de algunos niños. Pero estudios recientes han revelado que cualquier efecto en la estatura es solo temporario. Incluso los niños que todavía toman el medicamento en la adolescencia finalmente alcanzan su estatura normal.

Mito #7: el TDAH se puede tratar con hierbas y vitaminas.

Es posible que hayas escuchado informes en los medios, o que hayas visto publicidades de “curas milagrosas” para el TDAH. Sin embargo, no se ha comprobado en estudios científicos que los siguientes métodos funcionen:

  • Tratamiento visual optométrico (afirma que los malos movimientos y la falta de sensibilidad del ojo ocasionan problemas de comportamiento)
  • Megavitaminas y suplementos minerales
  • Medicamentos contra los mareos (para tratar el oído interno)
  • Tratamiento para la candidiasis
  • Biorretroalimentación por electroencefalograma (tratamiento para incrementar la actividad de las ondas cerebrales)
  • Kinesiología aplicada (realinear los huesos del cráneo)

Mito #8: el TDAH es producto de que el niño consume demasiada azúcar.

Las investigaciones no avalan la teoría de que el azúcar puede ocasionar TDAH. De hecho, es poco probable que la ingesta de azúcar pueda afectar el tamaño de las partes del cerebro de un niño, como se ve en pacientes con TDAH.

Mito # 9: el TDAH no está asociado con ninguna otra afección.

La mayoría de los niños que han sido diagnosticados con TDAH tienen, al menos, una afección coexistente. Las afecciones más comunes son:

  • Trastorno de la conducta: hasta un 35 % de los niños con TDAH también tienen trastorno de conducta contradictoria. Los niños con esta afección tienden a perder el temperamento fácilmente y son desafiantes y hostiles frente a las figuras de autoridad. Los estudios muestran que este tipo de afección coexistente es más frecuente en niños con los tipos de TDAH principalmente hiperactivo/impulsivo y combinado.
  • Trastornos del humor: aproximadamente el 18 % de los niños con TDAH también tienen trastornos del humor, más frecuentes en los niños con los tipos de TDAH desatento y combinado. Con frecuencia, los niños con trastornos del humor o depresión requieren un tipo de medicación diferente de la que se utiliza generalmente.
  • Trastornos de ansiedad: estos afectan aproximadamente al 25 % de los niños con TDAH. Los niños con trastornos de ansiedad tienen dificultades para interactuar por causa de sentimientos extremos de miedo, preocupación o pánico y, con frecuencia, pueden sufrir de pulso acelerado, sudor, diarrea y náuseas. Es posible que se necesite terapia y medicación para tratar estas afecciones coexistentes.
  • Discapacidades en el aprendizaje: las discapacidades en el aprendizaje les ocasionan dificultades a los niños para dominar habilidades específicas, como la lectura o las matemáticas. En sí mismo, el TDAH no es una discapacidad del aprendizaje, pero es un complemento común de las discapacidades del aprendizaje. La conjunción de estas dos afecciones puede dificultar el desempeño del niño en la escuela.

Mito #10: los niños con TDAH no llegarán a nada.

Muchos artistas, científicos y políticos famosos tuvieron TDAH cuando eran niños. Aquí hay una lista de algunas celebridades famosas con TDAH:

  • Ansel Adams
  • Charlotte/Emily Brontë
  • Salvador Dalí
  • Emily Dickinson
  • Ralph Waldo Emerson
  • Benjamin Franklin
  • Robert Frost
  • Zsa Zsa Gabor
  • Bill Gates
  • John F. Kennedy
  • Abraham Lincoln
  • Mozart
  • Jack Nicholson
  • Eugene O’Neill
  • Elvis Presley
  • Joan Rivers
  • Anne Sexton
  • George Bernard Shaw
  • Sylvester Stallone
  • Vincent Van Gogh
  • Robin Williams
  • Tennessee Williams
  • Virginia Woolf
  • Los hermanos Wright
  • Frank Lloyd Wright

Foto: iStock

Lee más
thumbnail of feature post
¿Conoces la diferencia entre el TDA y el TDAH?

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios