3 tips para corregir el mal comportamiento en niños

 
bytes
 
 
         
 
 
image for 3 <i>tips</i> para corregir el mal comportamiento en niños

De acuerdo con Michelle Borba, Ed.D., autor de The Big Book of Parenting Solutions y asesora de Parents, nuestros hijos siguen unos patrones de comportamiento. Los niños hacen lo mismo cuando están cansados, hambrientos o berrinchudos; depende de nosotros darnos cuenta y actuar en consecuencia.

Ignorar las señales de nuestros hijos es uno de muchos errores de crianza que los padres cometen todo el rato, pero corregirlo puede marcar una gran diferencia en el desarrollo del pequeño. Le pedimos a los expertos que aconsejasen cómo solucionarlos.

1. Somos muy negativos

¡No pegues a tu hermana!, ¡deja de molestar al perro! La lista de cosas que le dices a tu pequeño que no haga es infinita.

SOLUCIÓN Céntrate en decirle al pequeño el comportamiento que sí quieres ver.
Nadie quiere criar a un niño que no entiende de límites, pero decir “no” con demasiada frecuencia puede hacer que los niños se vuelvan sordos a la negativa, y que por tanto, pierda su poder, explica la doctora Borba.  “Muchas veces les decimos a los niños que no hagan algo sin especificar claramente qué es lo que tienen que hacer”, remarca Linda Sonna, Ph.D. y autora de The Everything Toddler Book. Así que guarden el “no” para situaciones verdaderamente peligrosas, como, por ejemplo, meter un tenedor en el enchufe. Y sean claros a la hora de hacer saber a sus hijos lo que se espera de ellos. En lugar de decir “no te pongas de pie en la bañera”, díganle “nos sentamos en la bañera porque resbala”. Asimismo, cuando vean que el niño hace caso, elógienlo (“me encanta como te sientas”) para reforzar el buen comportamiento.

2.  Esperamos mucho de nuestros hijos.

Estás sentada en la iglesia junto a tu hijo, cuando este chilla. Le dices que no lo haga, y tan pronto como has terminado de reprocharle lo hace de nuevo. ¡Increíble! ¿Por qué no escucha?

SOLUCIÓN Juega a los profesores.
Los niños más pequeños todavía no han desarrollado el impulso de controlarse o aprendido que determinados entornos sociales, como restaurantes o tiendas, requieren de un comportamiento concreto. “Los padres asumen que los niños saben más de lo que saben”, dice la doctora Sonna.

Cuando su hijo rompa una norma, trate de recordar que no está tratando de ser molesto, sino que simplemente no sabe cómo ha de comportarse en esa situación. Por tanto, el reproche no es efectivo. Enséñale a tu hijo el comportamiento que esperas de él diciéndole suavemente cosas del tipo “estoy callada porque estamos en la iglesia, si quieres decirle algo a papá, díselo en susurros”. También es efectivo señalar cómo están actuando otros (“mira, Carlos está coloreando mientras espera a que llegue la comida”). Los niños tienden a mimetizar lo que ven de manera natural.

“Toma tiempo y repetición para que un niño aprenda a manejar una situación por sí solo”, dice la doctora Sonna. Esto significa que debes aceptar que tendrás que estar recordándole a tu pequeño constantemente.

3.  No enseñamos con el ejemplo

Cuando un hombre se tropieza contigo por la calle, le insultas y te molestas. Pero luego te enfadas cuando tu hijo reacciona de la misma manera ante una situación similar.

SOLUCIÓN Pide perdón e intenta mantener las formas. “El comportamiento tiene un efecto boomerang: si tú gritas, es muy probable que tus hijos también lo hagan”, dice Devra Renner, co-autor de Mommy Guilt. Sí, no es fácil tener un comportamiento ejemplar las 24 horas del día, así que pide disculpas cuando cometas un error.

Esto crea la oportunidad de hablar acerca de por qué reaccionaste de esa manera y ofrecer una respuesta cuando te sientes frustrada.  Por ejemplo, eso es lo que hizo Deena Blumenfeld cuando, después de que su hijo Owen protestase a la hora de vestirse, ella perdió los nervios y le dijo “¡cállate y ponte la ropa!” Al darse cuenta que esa no era la forma en la que quería que su hijo reaccionase ante una situación de ese tipo, pidió perdón y procedió a hablar acerca de cómo de importante es llegar a la escuela a tiempo. Funcionó: Owen se preparó para ir a clase con tranquilidad y rapidez.

Publicado originalmente por la revista Parents.

Foto: iStock 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios