¿Cómo puedo enseñarle buenos modales a mi hijo?

 
bytes
 
 
         
 
 
image for ¿Cómo puedo enseñarle buenos modales a mi hijo?

Educar en valores y enseñar disciplina positiva son dos tareas que tanto mamá como papá deben iniciar cuando los niños son bien pequeños (2 años). Inculcar buenos modales y normas de comportamiento a los niños les ayudará a socializar y tener actitudes imprescindibles para relacionarse con los demás. Para lograrlo se necesita tener paciencia y un buen ejemplo, porque al final los niños reaccionan de acuerdo a lo que ven.

Tú como madre podrás conseguir que tu hijo pida las cosas con un “por favor” o pida disculpas con un “perdón”, pero los buenos modales y normas de comportamiento no salen de la boca del niño al azar sino que es todo un proceso de enseñanza de disciplina con amor.

Según lo menciona un artículo de la fundación Eroski Consumer, los modales en los niños deben de estar presentes en todo momento, es decir tanto en casa como fuera de ella. De nada sirve que cuando salgas al supermercado, centro comercial o de paseo exijas a tu hijo, si luego, en la convivencia familiar no se cumplen.  Como está en un proceso de aprendizaje es necesario que lo vea  como algo paulatino y cotidiano, en el que incluso todas las personas cercanas le exijan lo mismo mientras adquiere la madurez necesaria.

José Fernando Calderero, autor de “Los buenos modales de tus hijos pequeños”, ofrece en este manual algunas pautas para enseñarle buenas maneras a los pequeños de la casa (y que las entiendan).

1. Reconocimiento: Si tu hijo solo recibe castigo como consecuencia al mal comportamiento y nunca le reconoces sus buenas actitudes, no aprenderá a valorar la eficacia social de estas. Cada vez que tenga un actitud adecuada hazle saber que estás orgullosa de él o ella y que podría repetir esa misma acción con más regularidad.

2.Modales: Para lograr que el pequeño exprese “por favor” y “gracias” necesitas incluirlas en tu vocabulario cuando te diriges a él o ella. De esta manera el pequeño (a) las comenzará a usar como una fórmula mágica para obtener sus necesidades.

3. Respeto: Qué hermoso y tierno es escuchar a un niño decir “buenos días”, “buenas tardes” o “buenas noches”… Eso sí, antes de comenzar con esas frases más elaboradas para su edad es conveniente que empieces por lo básico: “hola”. Poco a poco el niño (a) ampliará su léxico y mejorará paulatinamente.

4. Interrupciones: No interrumpir conversaciones de adultos, llamar a la puerta antes de ingresar, pedir “con permiso”… los menores de edad tienen que entender que en ciertos momentos es necesario aplicarlos por ejemplo, para cruzar (caminar) entre dos personas que están conversando o simplemente hasta para emitir una opinión.

5. En la mesa:  Deberás adecuar su asiento, plato, vaso y cuchara para comer. Jamás tu hijo podrá adaptarse a artículos para adultos si todavía es un niño. Los buenos modales en la mesa de tu hijo se reflejarán a partir del momento que sea capaz de: lavarse la manos antes de comer, ayudar a poner la mesa, no iniciar antes que todos los platos no estén servidos, dejar los brazos fuera, mantener la boca cerrada mientras come, cortar la comida en trozos pequeños y no hacer ruido ni jugar mientras se alimenta.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios