Cómo evitar que los niños mientan

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Cómo evitar que los niños mientan

mentir* Impulsar la imaginación en la dirección adecuada. Pintar, escribir libros, jugar a hacer teatro, incluso permitir que tengan amigos imaginarios está bien, pero hay que ayudarlos a distinguir entre la realidad y la fantasía. A medida que crecen, la diferencia se les aclarará.

* Dar buen ejemplo en la casa. Hay que evitar mentir delante de los niños porque nos copian todo. Incluso las mentiras dichas con buena intención se pueden volver en nuestra contra.

* Leer cuentos sobre el tema. Pueden ayudar a hablar de las mentiras sin que el niño sienta que se lo está acusando. Hay libros clásicos como Pinocho, que abordan el tema y otros más recientes como Princess K.I.M. and the Lie That Grew, de Maryann Cocca-Leffler o Tell the Truth, B.B. Wolf, de Judy Sierra.

* No reaccionar excesivamente. Los niños tienden a mentir más cuando temen la reacción de los padres. Si ve que el adulto está calmado, estará más dispuesto a contar la verdad.

* No poner al niño en una callejón sin salida. Si de pronto vemos al niño al lado de la nevera y con la cara llena de chocolate, no tiene sentido preguntarle quién se lo ha comido. Es mejor decirle: “Veo que has comido chocolate… la próxima vez pídeme permiso y, si te portas bien, te doy un poquito”.

* Premiar la honestidad. Es la mejor forma de conseguir que ésta se repita. Por lo tanto, si tu hijo admite que empujó a su hermanito, elógialo por decir la verdad, aunque también le tengas que decir que eso no se hace y que debe pedir perdón.

* Explicarles cuándo hay excepciones. A partir de los 7 años los niños empiezan a entender que hay ciertas normas de socialización que pueden implicar una mentira blanca en ocasiones. Éstas se utilizan para no herir los sentimientos de alguien (por ejemplo, decirle a tu tía que te encantó su regalo aunque no te gustara tanto). Hay que orientarlos para que distingan cada situación.

 

Texto por: Julia Marcos

Foto: iStock 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios