Cómo enseñarles a las niñas a relacionarse con los niños

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

Cuando se trata de interacciones con los niños, las niñas pequeñas a menudo aprenden cómo comportarse al captar el sesgo de género a través de las pautas y normas que forman parte de la vida cotidiana. Afortunadamente, los padres pueden enseñarles a sus pequeñas a rechazar esta tendencia al comienzo de su socialización con otros niños. Aquí algunas pautas que ayudarán a tu hija a saber cómo relacionarse con confianza y respeto con los niños.

Enséñale que los chicos no son el enemigo
La competencia en un sentido es saludable. Sin embargo, no se debe cruzar la línea de modo que las niñas vean al sexo opuesto como el enemigo. Incúlcale a tus nenas que aunque son diferentes de los niños, ambos están para trabajar juntos, para complementarse.

Valida sus sentimientos
Cuando las niñas sienten que sus padres las escuchan y las respetan, es más probable que se expresen más, que tengan esa confianza en sus interacciones sociales con sus compañeros de juego.

No les enseñes a avergonzarse
Si a los padres les da pena hablar de ciertas partes del cuerpo o funciones corporales comunes, las niñas también se sentirán así. Ten en cuenta que la confianza en el cuerpo de uno puede traducirse en confianza en palabras y acciones.

Fomenta el respeto hacia los niños
Amabilidad y dignidad se deben a todas las personas en el aula o equipo de fútbol, por ejemplo, sin importar el género. Enséñale a tus niñas a no menospreciar a los niños y a no chismear sobre ellos. La guía debería ser, si no se debe hablar mal de una niña, tampoco se debe hablar mal de un niño. En su lugar, alienta a tus niñas a construir a otros, hombres y mujeres por igual.

Recuerda modelar, no solo predicar
Como mamá, la mejor manera de enseñar a tus niñas a comportarse con los niños es demostrar con el ejemplo. Así que sé amable con tu pareja, toma en cuenta sus necesidades; guarda los argumentos para el armario, no para la mesa. De esta manera tus hijas aprenderán de tus acciones, no solo de tus palabras.

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios