comportamiento

Algunos psicólogos afirman la mentira es una herramienta que les ayuda a distorsionar la realidad, para compensar sus sentimientos de desigualdad. Te contamos cómo corregir a los chicos que mienten, antes de que se conviertan en un desafío para la familia.

Se trata de un Santa sensorial quien se especializa en niños autistas y tiene la paciencia necesaria para crear un recuerdo memorable para el niño y su familia.

Aquí te contamos cómo puedes identificar si tus hijos sufren problemas relacionados con el aprendizaje:

En esta época de festividades es importante que monitorees la dieta de tus hijos ya que es muy fácil que las comidas les causen molestias estomacales como diarrea.

Si tu hijo se avergüenza con frecuencia, puedes ayudarlo a controlar sus sentimientos de esta manera:

Incluso si te toca recordárselo varias veces, tus hijos no deben olvidar estas normas de conducta, especialmente cuando visitan una casa de otras personas:

La mayoría de los chicos con problemas de lectura seguramente tienen problemas auditivos.

Si sientes que tu hijo miente con frecuencia, debes intervenir pronto para acabar con esta conducta:

Aquí te mostramos 10 cosas que podrás enseñar a tus hijos para evitar que un perro los muerda:

Aquí te damos la solución para saber manejar una rabieta de tus hijos:

Te mostramos un simple consejo con el que ayudarás a tus hijos a dormir mejor:

El doctor Eduardo López, de Kaiser Permanente, nos aconseja aquí sobre qué deportes debe practicar un niño en edad escolar:

Según un nuevo estudio, si tienes un hijo autista, una mascota, como un perro, un gato o un conejito, puede mejorar la habilidad de tu pequeño de ofrecer consuelo y de compartir.

Nunca tolerarías que un compañerito de clase le pegara a tu hijo, pero cuando sucede entre hermanos, quizás lo tomas como un proceder típico de la crianza.

Los primeros balbuceos infantiles suelen llegar con pronunciación rara y divertida, pero si la dicción de tu hijo difiere mucho de la de otros de su edad, quizás necesite ayuda.

Los primeros balbuceos infantiles suelen llegar con pronunciación rara y divertida, pero si la dicción de tu hijo difiere mucho de la de otros de su edad, quizás necesite ayuda.