skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Retoma tus pasiones

 
Consejos para realizar tus propios proyectos.
 
Retoma tus pasiones Una de las situaciones con las que se enfrentan muchas esposas y mamás es que sus agendas se llenan de actividades y compromisos familiares que, aunque de suma importancia, les roban cada vez más
              
 

Una de las situaciones con las que se enfrentan muchas esposas y mamás es que sus agendas se llenan de actividades y compromisos familiares que, aunque de suma importancia, les roban cada vez más espacio a las también necesarias pasiones personales. Entre el trabajo, atender al esposo y cuidar de los niños, las mujeres de familia rara vez recuerdan eso que soñaban ser cuando eran jóvenes y solteras.

Si bien las prioridades de tu vida hayan cambiado con el tiempo y estés feliz de tener una familia y de dedicarles tu tiempo, es importante que recuerdes que también eres un individuo que necesita de sus propios proyectos. Nunca es tarde para retomar una pasión o un sueño (e incluso para comenzar de cero) y aunque puede que tu deseo no sea ya ser la próxima estrella de la canción, sí es importante que cultives tus talentos y gustos.

Habla con tu niña. Entre más nos internamos en el mundo adulto, más nos olvidamos de lo que realmente nos apasiona. Un ejercicio que te ayudará a recordar esas cosas que solían gustarte tanto es pensar en los juegos de tu infancia. Si eras la cantante en todas las fiestas de tus amiguitas, o te gustaba armar pasarelas de modelaje, pasabas horas pintando con acuarelas o enseñándole a una fila de osos de peluche a leer en un salón de clases improvisado, ya tienes una luz sobre el tipo de cosa que te apasionaba.

Sácale tiempo. Aunque es muy probable que a estas alturas hayas decidido no tomar tu pasión como una carrera o trabajo de tiempo completo (a menos que tus hijos ya estén mas grandecitos o puedas contar con la ayuda de alguien), todavía puedes disfrutarla como un pasatiempo. Establece un día y hora en la que te dedicarás a hacer eso que te gusta y cúmplela sagradamente, como haces con el resto de tus ocupaciones. Los viernes a las 6 de la tarde tu marido puede cuidar a los niños mientras tú te dedicas a escribir poesía.

Busca apoyo. Si tienes los recursos puedes optar por tomar una clase de lo que tanto te apasiona (carpintería, tejido). Aun si no cuentas con dinero para invertir en clases, puedes buscar cursos gratuitos que ofrezcan los centros comunitarios y community colleges de tu área. También puedes optar por reunirte con vecinas o amigas a las que también les interese lo que quieres hacer y formar un grupo que se reúna con regularidad.

Sea cual sea tu pasión, recuerda que cultivar tus deseos hará de ti una mujer más completa y feliz.

Foto: Polka Dot

 
 
 
 

Comentarios