skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Recárgate mamá

 
El exceso de ocupaciones y la falta de sueño pueden dejarte agotada. Te compartimos unas estrategias simples para recargarte.
 
Recárgate mamá Atrás quedaron los tiempos de las abuelas en que ser mamás y amas de casa era un trabajo de tiempo completo. Ahora las mamás balanceamos nuestra carrera profesional con el cuidado de los niños y
              
 

sleepAtrás quedaron los tiempos de las abuelas en que ser mamás y amas de casa era un trabajo de tiempo completo. Ahora las mamás balanceamos nuestra carrera profesional con el cuidado de los niños y las tareas del hogar. A veces pasamos más de 12 horas activas, olvidando que nuestro cuerpo también necesita un descanso. Te compartimos estrategias fáciles y efectivas para que te recargues:

Sé realista: el mercado, la limpieza, el cuidado de los niños, el reporte de ventas en tu empresa, todas son tareas importantes pero no puedes pretender acabarlas en un tiempo mínimo a expensas de tu propia salud y bienestar. Aprende a priorizar y a manejar una agenda realista que te permita hacer las cosas de manera efectiva sin acabar “medio muerta”.

Duerme: investigaciones científicas han establecido de manera clara que dormir menos de seis horas diarias puede tener serias repercusiones en tu coordinación, juicio y tiempo de reacción. La sensación de agotamiento continuo puede exponerte a accidentes y definitivamente afectará las labores que hagas.

Rutina: salvo eventos extraordinarios, debes acostumbrar a tu cuerpo a acostarse y levantarse más o menos a la misma hora. Esto le indicará a tu organismo cuando es tiempo de “apagarse” y cuando es de “prenderse” tras haber dormido como mínimo 6 horas.

Valora tu tiempo y descanso: así como eres estricta con la hora de dormir de tus hijos, debes serlo con tu propio espacio de descanso. Déjale claro a los miembros de tu familia que después de cierta hora es tiempo para ti: tómate un baño de espuma, lee un libro, haz ejercicio y olvídate de las responsabilidades. Lo que sea que tienes en tu mente, puede esperar.

Foto: iStock

 

 
 
 
 

Comentarios