skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Mantén tu vida romántica después de que lleguen tus hijos

 
La llegada de los niños no puede ser una excusa para que tú y tu pareja dejen de lado su vida romántica. Sigue nuestros consejos para saber cómo mantenerla.
 
Mantén tu vida romántica después de que lleguen tus hijos El paso del tiempo, la vida rutinaria, las responsabilidades económicas y la monotonía suelen estar dentro del listado de justificaciones por las que una pareja deja de tener sexo. La llegada de
              
 

El paso del tiempo, la vida rutinaria, las responsabilidades económicas y la monotonía suelen estar dentro del listado de justificaciones por las que una pareja deja de tener sexo. La llegada de los hijos encabeza, sin duda alguna, el listado para muchos matrimonios. El primer error que se comete respecto a la sexualidad es asumir que esta se va a mantener viva y ardiente por sí misma, como todos los aspectos de las relaciones, el sexo necesita ser estimulado para continuar siendo algo que tú y tu pareja disfruten con regularidad.

Si lo piensas tus hijos implican una responsabilidad constante cuando son infantes y aunque se va aflojando en la medida en que crecen, estamos hablando de por lo menos 15 o 20 años de tu vida. ¿Planeas estar todo este tiempo sin tener sexo con tu pareja? Los hijos son un elemento más de la vida al que deberás adaptarte, estos son algunos consejos para mantener tu vida sexual después de la llegada de los pequeños:

Tu cama matrimonial debe permanecer como el espacio de descanso e intimidad para ti y tú pareja. Aunque es normal que el bebé pase tiempo con ustedes especialmente durante el primer mes, no permitas que se adueñe de este espacio y enséñale desde pequeño a dormir en su cuna.

Los niños necesitan rutina y horarios. Una vez establezcas los horarios de juego, comida y sueño, manteneos, así les regularás sus actividades y tu tendrás tiempo para pasar a solas con tu pareja cuando tus hijos estén descansando.

Saca tiempo para compartir en pareja. Sí, puede que no te encante la idea de dejar los niños con tu suegra o pagar por una niñera, pero piensa en ello como una inversión en tu vida romántica.

“Papá” y “mamá” son los nombres que utilizan tus hijos para referirse a ustedes, pero entre la pareja no deben reemplazar lo que son cada uno como individuo. “Jorge”, “María”, “mi amor”, “lucero” o cualquier otro adjetivo romántico que los haga pensar en la intimidad de pareja deben prevalecer cuando se hablen mutuamente.

Entiende que así como tú necesitas tiempo con tu pareja, le haces un gran favor a tus hijos criándolos independientes. Un día a la semana declarado “día sin hijos” puedes optar por alguna actividad extracurricular, mandarlos donde los abuelos, permitir que vayan a jugar a casa de un amiguito o lo que creas conveniente. La idea es que aproveches este espacio para tener una comida romántica con tu pareja, tomar una clase de baile juntos, llevarle a que te ayude a comprar ropa interior sexy o ver una película erótica. No te hace mala madre pensar en ti y tu pareja, por el contrario te hará una mamá más feliz.

Vayan de viaje con tu pareja, una vez que los niños estén grandecitos pueden tomarse unas mini vacaciones una vez al año. Piénsalo: playas, hotel, spa, relajación y sexo sin presiones y lejos del diario vivir de la casa te hará bastante bien.

Mantente bella y en forma, no hay algo que golpee más el autoestima de las mujeres y el ego de los hombres que las mujeres que se dejan de arreglar y cuidar después de que llegan los niños. Aprovecha las siestas del bebé para hacer una rutina de ejercicios en casa, haz cita de mamás para ir todas juntas al salón de belleza (muchos ofrecen espacio de guarderías), cuando lleves a los más grandecitos al parque no te quedes sentada, corretearlos un buen rato es un excelente ejercicio.

No dejes de ser mujer sólo porque eres mamá y trabaja en fortalecer cada día tu vida romántica y sexual.

Foto: Pixland

 
 
 
 

Comentarios