skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

¿Estás realmente enamorada?

 
Cómo saber si estás realmente enamorada del hombre con quien compartes tu vida.
 
¿Estás realmente enamorada? Puede que lleves tanto tiempo en la misma relación y no logras distinguir si lo que sientes es amor o costumbre. Quizás las circunstancias de vida te hayan llevado a comenzar un hogar antes de lo
              
 

Puede que lleves tanto tiempo en la misma relación y no logras distinguir si lo que sientes es amor o costumbre. Quizás las circunstancias de vida te hayan llevado a comenzar un hogar antes de lo que tenías planeado y no sabes definir si tu pareja es “el hombre de tu vida“. Más allá del atractivo físico, existen signos irrefutables de que lo que hay en tu relación es amor.

Te importa su felicidad

No se trata sólo de acompañarlo al juego de su equipo favorito, sino de realmente tener la capacidad de poner su felicidad por encima de la suya. Por ejemplo dejar de ir a ver a tu banda favorita por quedarte en casa cuidando de él si tiene gripe.

Quieres que surja y crezca

Más allá de sus éxitos monetarios, que de alguna forma terminan beneficiándote, quieres que encuentre nuevos retos y crezca como persona. No deseas que se quede estancado en el mismo lugar o se atreva a hacer cosas de las que tú no formes parte.

No te molestan sus diferencias

Puede que él ame la música rock, mientras tú no puedes vivir sin la salsa. Tal vez se viste demasiado formal para tu gusto o sus visiones sobre la política no son exactamente las mismas. Aunque las bases fundamentales de la relación deben ser más o menos iguales, ver más allá de esas pequeñas diferencias habla claramente de amor.

Aceptar las fallas

Llorar delante de tu pareja, o dejarle ver tus inseguridades y puntos débiles demuestra que confías en él profundamente y seguramente lo amas. De igual forma, eres capaz de entender que él es un ser humano con sus defectos.

Te encanta de todas las formas

Si ya pasaste la etapa del “enamoramiento” en donde todo parecía perfecto y aún no puedes evitar mirarlo con pasión y querer tirártelo encima (sí, incluso cuando llega cansado y sudado después de un juego de baloncesto con los amigos), definitivamente te atan los brazos del amor.

 
 
 
 
 

Comentarios