12 tips para evitar el cansancio cuando tienes más de un hijo

 
bytes
 
 
         
 
 
image for 12 <i>tips</i> para evitar el cansancio cuando tienes más de un hijo

Tener más de un hijo es dividir tu tiempo para asegurarte de que estén bien atendidos en todo momento. Por eso, es poco probable que tengas el descanso necesario para mantener la paz mental y la salud física. Sigue estos tips sencillos para evitar el cansancio:

• La organización y la rutina son tus mejores amigos cuando tienes varios hijos ya que la rutina establece ciertos patrones que los niños se acostumbran a seguir. Por ejemplo, puedes ensenarlos a que ayuden con los quehaceres como poner los platos en el fregadero después de cenar.
• Busca un punto intermedio entre tener la casa meticulosamente limpia y organizada, y un estado aceptable que puedes tolerar. Las casas sin desorden usualmente no tienen niños.
• Prepara una rutina para que los chicos se duerman a las 7 de la noche. De esa manera puedes tener un poco de tiempo para ti. Si se levantan antes de la hora apropiada (como las 7 de la mañana), envíalos a su habitación de nuevo hasta que amanezca.
• No te afanes por hacerles el desayuno a esa hora si es el fin de semana. Recuerda que puedes dormir un poco más y ellos pueden ver la tele antes de comer. No se van a morir de hambre si descansas una hora extra.
• Llena la tina de agua con burbujas y antes de acostarte sumérgete en ella aunque sea por poco de tiempo. Estás haciendo lo que se conoce en inglés como pampering, que es consentirte a ti misma.
• Si tienes un bebito pequeño, duerme siestas por el día y pon tus otros hijos a dormir siestas también a la misma hora. Es importante que recuperes tu salud y el descansar te va a ayudar. Olvídate de la casa y pide ayuda a familiares o no invites a nadie a la casa mientras que tu bebé sea pequeñín. Así puedes dedicarte a amamantarlo y a cuidar de él y de ti.
• Inscríbelos en programa después de la escuela y tendrás mas descanso.  Si no puedes, ten a mano manualidades, actividades y juguetes para que se mantengan ocupados.
• No permitas que tus hijos ocupen todo tu tiempo. No es que no los quieras ayudar, pero hay cosas que ellos pueden comenzar a hacer solos como vestirse, ponerse los zapatos y buscar agua en la nevera.
• Corta trozos de fruta y ponlos en la nevera. Así cuando quieran un snack, les puedes decir que ellos mismos lo busquen en la nevera.

• Establece una rutina para que todos estén sincronizados de manera que te sobre un poco de tiempo. Y procura que cada uno vaya adquiriendo independencia de ti y que todos ayuden.

• Invítalos a descansar en tu cama, y así podrás cuidarlos mientras te relajas.
• Pide ayuda y no esperes hacerlo todo sola. Una niñera, un familiar, una abuela, una tía y tu esposo pueden hacer turnos contigo para cuidar a los niños.

 

 

Foto: iStock 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios