Sobreviviente de enfermedad cardiaca congénita: la historia de Betty de Aragón

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Sobreviviente de enfermedad cardiaca congénita: la historia de Betty de Aragón

La mujer de Miami de 45 años de edad nació con Tetralogía de Fallot, un problema cardiaco que consiste en cuatro defectos serios. Betty fue “bebé azul” porque sus defectos cardiacos no le permitían a la sangre obtener el oxígeno requerido.

A Betty la diagnosticaron varios meses después de nacer, pero tuvo suerte de que esto ocurriera. Su familia vivía en Puerto Rico y un amigo de la familia, cardiólogo pediatra del Hospital Infantil de Boston, que estaba ahí de vacaciones la diagnosticó.

Los padres de Betty la llevaron a ese hospital para su primera cirugía a corazón abierto. Se le puso un shunt de Blalock -Taussig para que su corazón aumentara el flujo sanguíneo hacia los pulmones; Betty apenas tenía 18 meses de edad.

A los 5 años, Betty regresó para corregir aún más su función cardiaca.

Betty vio a un cardiólogo de manera regular hasta los 20 años, cuando creyó que su condición estaba “arreglada”. Una década después, para motivar a su esposo a buscar un tratamiento por presión sanguínea alta, se ofreció a ver a un cardiólogo. Ahí supo que todavía debía monitorear su corazón.

Betty retomó las revisiones cardiacas anuales con un cardiólogo, pero siguió con su vida igual que siempre.

Al estar embarazada de su primer bebé, recibió consejos médicos opuestos por parte de sus doctores; su obstetra jamás había tenido un paciente con un defecto cardiaco congénito y su cardiólogo jamás había tenido una paciente embarazada.

Su embarazo y el nacimiento de su primera hija, por medio de una cesárea programada, salieron bien; sin embargo, después del parto ambos doctores la dejaron ir como paciente.

Esto último fue fortuito, pues le permitió a Betty encontrar doctores con más experiencia en su condición. Cuando estaba embarazada de su segundo bebé, un examen cardiaco reveló que la válvula pulmonar se estaba desgastando y eventualmente tendría que ser reemplazada.

“El doctor me preguntó si me sentía mareada cuando me paraba y le dije: ¿no le pasa a todos?” dijo Betty.

Dos años después, en 2007, a Betty le reemplazaron la válvula durante su tercer cirugía a corazón abierto. Se ha mantenido sana desde entonces.

“Después de mi cirugía, podía cargar a mis dos hijos y no quedarme sin aliento” comentó.

Betty sabe que probablemente necesitará un nuevo reemplazo en algún momento; visita al cardiólogo dos veces al año y lleva un estilo de vida saludable.

Debido a que nació con un defecto cardiaco, mantener un estilo de vida saludable es sólo parte de su vida. Desde que era niña, su familia restringía la cantidad de sal de su dieta, modificando las recetas de sus platillos de Puerto Rico favoritos, según se necesitaba. La actividad física y la moderación en esfuerzos físicos son también prácticas de toda la vida.

“Nací con esto, así que para mi es normal” mencionó.

El cuidarse para no exceder sus límites no ha detenido a Betty de disfrutar de la vida.

“Debo escuchar a mi cuerpo, pero he hecho todo lo que he querido, incluyendo esquiar y bailar hasta el amanecer”, dijo.

Betty dice que maneja mejor el estrés después de que le reemplazaron la válvula.

“Mantengo en mente que la vida es frágil” dice “y quiero aprovechar todos los momentos sencillos de la vida con mis hijos”.

Betty motiva a las personas a ajustarse para tener un corazón sano, así como lo harían si tuvieran una mala visión, pero a no dejar que la condición las defina.

“Tal vez no pueda correr un maratón, pero puedo salir y jugar con mis hijos”.

La condición de Betty le ha dado valor en tiempos difíciles. “Pienso: Wow, he sobrevivido tres cirugías a corazón abierto; soy más fuerte de lo que pensé”.

Betty dice que siempre ha sentido una fuerte conexión con la American Heart Association.

“Me apasiona mucho. Si no fuera por la investigación que realiza la AHA, tal vez no hubiera podido sobrevivir”.

 

Este febrero, Mes Americano del Corazón, únete a Go Red Por Tu Corazón y aprende como cuidar de tu corazón y de tu familia con un estilo de vida saludable. www.goredcorazon.org.

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios