El aterrador día de la primera cita de tu hija

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for El aterrador día de la primera cita de tu hija

Era un jueves normal, una tarde tranquila viendo la televisión después de un largo día de trabajo, cuando mi hija me comenta brevemente y con absoluta normalidad:

—Papá mañana voy a ir al cine.

—¡Claro mi amor! ¿A qué hora te llevo? —le respondo con total confianza.

—No, no me tienes que llevar, me vienen a buscar.

—¡Perfecto! ¿Con la mamá de que amiga se van a ir?

—Papá, tengo 15 años, no vamos a ir con ninguna mamá.

—Pero vas con amigas, ¿no? —pregunto nervioso.

—No…voy con un amigo y él me vendrá a buscar en su auto.

Ahí fue como si una cámara se empezara a acercar a mi cara, la cual se comienza a desfigurar mientras repaso en mi mente cada una de las palabras que me acaban de decir…“Voy en ‘auto’ con un amigo” ¡Imagina todo esto con esa música de trailer de película de terror!

Ese momento por el cual llevas desvelándote básicamente desde el día en que nació, ese momento en el que sientes que, de alguna forma, tu hija deja de ser solo tuya, el aterrador día de la primera cita ha llegado. ¡Tu hija irá la cine con un amigo que la viene a buscar en su propio auto! Tratas de ver la manera de impedirlo, de sabotear la cita, de buscar alguna excusa familiar, de enfermar al abuelo, etc. Ya no hay nada que hacer, es inevitable. Estás a menos de 48 horas de que tu hija se vaya con ese malnacido, descarado, aprovechador… ¡Y eso que aún no lo conoces! ¡Pero no importa! Tu también tuviste 17 años y sabes cuáles son sus intenciones. Se quiere llevar a tu hija al cine para estar a oscuras con ella por casi 2 horas, y entre popcorn y popcorn seguro querrá tomarle la mano y quizás que otra cosa… Lo odio.

El viernes no piensas en nada más que en la primera cita de tu hija. Comienzas a repasar todos los momentos maravillosos que has pasado con ella, te preguntas cómo puede pasar tan rápido el tiempo, empiezan las culpas por no haber estado más con ella, por no haber dejado de ver algunos partidos de fútbol para jugar más con ella…..Bueno, ahí exagere. ¡Haberla invitado a ver los partidos o al estadio! Ha llegado ese momento en que ya no queda más remedio que aceptar que tu niña ya creció y solo queda confiar en una sola cosa. La más importante. La más crucial de todas. Que tu esposa y tú le hayan enseñado bien. Eso es lo único que queda. Confiar en que ella sabrá tomar sus propias decisiones y que serán las correctas. No se puede hacer más que estar ahí atento, como una red de trapecista, preparado para salvarla cada vez que caiga. No queda mas de dejar que salga a descubrir el mundo. Eso sí, antes de que se vaya a esa primera cita recuérdale lo mucho que la quieres y que la estarás esperando despierto… ¡Y que más le vale al descarado ese que baje a saludar! Le das la mano y con la mirada le haces ver que se esta llevando tu tesoro mas preciado. El amor de tu vida.

Ella sube al auto y se marcha. Tú te quedas en la sala esperando, cada minuto parece una hora y cada hora es la eternidad.

Fuerza. No estás solo.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios