15 cosas que nadie te contó sobre la maternidad

 
bytes
 
 
         
 
 
image for 15 cosas que nadie te contó sobre la maternidad
  1. Te convertirás en bailarina y cantante

La vida será parecida a Glee cuando tengas al bebé – empezarás a cantar mientras le des el baño o le estés dando la compota de guisantes verdes porque te emocionarán esas sonrisas que tendrás como recompesa. Asimismo, le cambiarás la letra a las canciones para incluir el nombre de tu bebé.

  1. Tu mascota bajará de categoría

No tendrás esa necesidad de darle a tu “primer bebé” tantos mimos ahora que tienes un bebé real. Pero, está bien, en un año o dos tu hijo tendrá un amigo para caminar, hablar y apretarlo.

  1. Adiós a una sala recogida

Ellos toman todo el lugar… es el ataque de unos juguetes gigantes de colores brillantes. Tu antigua sala “todo está en su lugar” probablemente nunca se verá igual, cuando te des cuenta de la conveniente que es tener cerca una silla que se mueva “swing, bouncy seat”. Y ¿sabes qué? No te importará.

  1. Apreciarás más tus genes

Tal vez, antes te molestaban esos oyitos en el cachete, pero ahora que se los ves en tu bebé –el más lindo con la sonrisa más bella- pensarás que es tu mayor atractivo.

  1. Desearás un auto más cómodo

Tu idea de un paseo hot va a cambiar. Mientras la idea de comprar una camioneta era algo que te parecía que lo harían tus papás, ahora que ves cuántas cosas del bebé caben ella, lo harás tu. Si ya no la compraste.

  1. Amamantar es difícil, muy difícil

Tus amigas te lo advertirán, pero no enterás cuando difícil puede ser para algunas mamás hasta que pases por eso. Sangrados, infecciones, que no se pega, que hay que amamantar bastante. ¿Realmente las mujeres han hecho esto por años? No temas pedir ayuda.

  1. Sentirás empatía con otros padres

¿Recuerdas la mirada penetrante que le diste a otros padres con bebés llorando en el avión hace unos años? No tenías idea y te arrepentirás de aquellas miradas. Ahora tendrás complicidad con ellos y hasta intercambiarás miradas de “te entiendo perfectamente”.

  1. Harás mil caras y muecas

Si esto mantiene a tu bebé contento y cómodo, ¡lo harás! No importa cuán tonto puedas lucir. Eso incluye sonidos de animales, hablar como bebé y hacerle cosquillas.

  1. Cuesta recobrar los abdominales

No mires fotos de Jesica Alba en bikini. Estás frágil y en pleno posparto. Haz pilates, sentadillas, abdominales, pero recuerda que los músculos del abdomen se expanden. Lo más importante que no te importe mucho.

  1. Cambia tu relación con tu suegra

Cuando llega un bebé se da un efecto poco convencional. Si no compartías mucho con tu suegra, te sorprenderá como un bebé logra que tengan otra relación. Lo encontrarán adorable. Te sorpenderá que no te juzgue y te exalte tu labor de madre. Y sino, al menos, aguantará los comentarios inapropiados porque sabes que tú eres la que maneja el tiempo de su nieto. De igual forma, si antes eran superamigas, esto puede crear roces entre ambas. Porque tal vez, te de consejos que no pediste. Sigue tu instinto y tu relación estará en balance.

  1. Tendrás otra idea de las vacaciones

Ir al salón de belleza a hacerte una manicura o una pedicura será el equivalente a unas vaciones en las Bahamas.

  1. Aprenderás una nueva fórmula matemática

Recuerdas el número de horas que mirabas a tu primer novio con fascinación. Multiplícalo por 100 y será la cantidad de veces que estaras mirando a tu hijo dormir.

  1. Tu bebé te sorprenderá

Una amiga me confesó “me sorprendió el tono tan alto en que mi bebé se tiraba un pedo”.

  1. Perderás y ganarás amigos

Te harás amiga de gente que jamás pensaste serían tus amigos. La maternidad crea otros vínculos. Te conectarás con una mamá que está lactando igual que tú y se intercambiarán consejos o comentarán sobre cuánto lloran los niños en la noche. De igual forma, preparáte para los amigos que desaparecerán porque tienen hijos. No tendrás energía para hacer cosas hasta altas horas de la noche.

  1. Amarás a tu “esposito” como “papá”

Porbablemente te irritará tu esposo más de una vez al día. Entonces, cuando lo ves ejerciendo como papá y diciéndote “tómate una siesta, me quedo con ella”, y empieza a cantar- eso se te olvida por completo.

Escrito por Marjorie Ingall y Sasha Emmons from American Baby

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios