9 cosas que debes decirle a tus padres cuando ya eres mamá

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for 9 cosas que debes decirle a tus padres cuando ya eres mamá

Cuando eres joven y no tienes hijos, todo parece fácil. Pero luego de convertirte en padre o madre, tu mundo se vuelca de cabeza, haciendo que te des cuenta de que tu madre y tu padre han hecho mucho.  De hecho, han sido unos maravillosos padres, que han lidiado con todo tipo de payasadas de niños sin dejar de ser cool (al menos la mayor parte del tiempo).  Así que ahora que tú estás a cargo de un ser humano, es tiempo de reflexionar sobre el esfuerzo de tus padres y decir algunas palabras importantes.

Para empezar, debes decir esto: “gracias”.

Aquí hay otros ocho agradecimientos a considerar:

1. “Estoy feliz de que dijeras ‘NO'”. Todos los niños quieren acostarse tarde, comer solo espaguetis (y no vegetales), y ver televisión hasta que los ojos se pongan vidriosos.  Pero al poner unos límites, tus padres te mantuvieron seguros y saludables, y te demostraron que sí les importabas. Ahora, cuando tu hijo actúa como si lo hubieran quemado cuando tú dices ‘no’ y quieres claudicar, te das cuenta que ser firme es importante.

2. “Leer es realmente importante”. Nancy Drew, Judy Moody, Little House on the Prairie y muchos más. En vez de enviarte a dormir, tus padres dedicaron tiempo a abrigarte y ayudarte a aprender. Todas esas noches leyendo probablemente te convirtieron en una amante de la lectura y tú estás pasando esa importante destreza y tradición a tus hijos.

3. “¡Mamá, tu comida era un éxito!”. Mientras estás en la cocina tratando de cocinar el pollo para tus hijos, es tiempo de que saludes a tu madre. Pelear con los hijos al mismo tiempo que logras preparar una comida gustosa en la mesa casi todas las noches, es un milagro menor. (Tampoco debes ignorar las repetidas llamadas a la mesa que hiciste y cuando empujabas los guisantes en las papas).

4. “Nos caía bien la niñera de los sábados”. Amamantar a un bebé y lograr que una niña de pre-escolar no tumbe las cortinas es exasperante, así que Mami y Papi necesitaban un día libre. Mientras se iban hacia su cita, el llanto que ellos escuchaban no era parte de un programa de torturas. El lloro paraba de inmediato porque la niñera jugaba contigo, hacía caras cómicas y dejaba que le hicieras una trenza.

5. “Tenías razón sobre esa chica”. Tu papá te dijo que ella no había sido justa y que una amiga de verdad no trataría a la gente así. Pero no escuchar es parte de ser niño. Así que aunque el consejo que le des a tu propio hijo probablemente sea ignorado, tú lo dirás de todas formas hasta, quizás, el final de los días.

6. “Soy afortunada de que me esperaste”. Otras madres se metían en la cama mientras sus hijos adolescentes estaban de fiesta. Pero tú estabas ahí, esperando en el sofá lista para escuchar que el evento estuvo regular o que aquel chico era un sinvergüenza. Y mientras tú insistías en que podías cuidar de ti misma, tu mamá esperaba a que llegaras a tu casa y estuvieras bien. Tal vez tu hijo o hija aún no está en ese momento, pero probablemente tú harás lo mismo.

7. “La tía Ginny era muy cool“. Los niños no necesariamente saltan de la alegría cuando van a ver a sus familiares los fines de semana. Quejarse porque prefieres estar con sus amigos o porque el viaje es muy largo, hace que tus padres sufran. Pero los lazos familiares son importantes y ellos quisieron que tú los tuvieras. Porque se reunieron en Navidad y los veranos, tu eres apegada a tu familia y estás agradecida.

8. “Lo siento”. Discutir, gritar, decir mentirijillas, pelear con tu hermano… La lista sigue ¡y se parece a tu vida ahora! ¿Por qué no le envías un mensaje a tu madre para agradecerle todo lo que hizo por ti?  Ella lo sabe, claro está, pero se pondrá muy feliz de que tomes el tiempo para decírselo.

Por Jennifer Kelly Geddes para Parents.com

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios