Un arco iris de nutrición

 
bytes
 
 
         
 
 
image for Un arco iris de nutrición

Mucho se habla  de la importancia de incluir ‘colores’ en nuestra dieta,  y con mucha razón. Son en estos alimentos de ‘colores’ en donde encontramos los antioxidantes, grandes aportadores de salud a nuestros cuerpos.

¿Qué son los antioxidantes?

En un lenguaje simple y ‘casero’, podriamos decir que los antioxidantes son los ‘trapeadores’ que limpian la ‘suciedad’ (radicales libres) atrapada en tu casa, o mejor, en tu cuerpo. ¡Los antioxidantes son poderosos!

¿Qué son los radicales libres?

Son moléculas inestables (perdieron un electrón) y altamente reactivas. Éstas remueven el electrón que les hace falta, de moléculas que están a su alrededor, para obtener su estabilidad. La molécula atacada (que ahora no tiene un electrón) se convierte entonces en un radical libre que puede dañar muchas células, a menos que sea contraatacada por los antioxidantes.

¿De dónde vienen los radicales libres?

El organismo produce radicales libres durante procesos como el metabolismo de los alimentos, la respiración y el ejercicio. También se crean radicales libres a través de factores en el medio ambiente como polución industrial, tabaco, radiación, medicinas, y pesticidas, entre otros.

El cuerpo puede combatir radicales libres hasta cierto punto, pero si no hay un “flujo continuo” de antioxidantes, las células sanas pueden ser afectadas y dañadas.

¡A comer el Arco Iris de Antioxidantes!

Rojos –  Frutas y vegetales rojos o tienen contienen antioxidantes licopeno,  quercetina y ácido elágico. Éstos pueden ayudar a controlar la presión arterial, reducir el riesgo de cáncer a la próstata y los niveles altos de colesterol en la sangre. Fresas,  cerezas, remolachas, rábanos, pimiento morrón, frambuesas; son algunos ejemplos.

Amarillos/Naranjas – Zanahorias, naranjas, maíz, piña, papaya, camote y la calabaza contienen antioxidantes beta-caroteno, licopeno y zeaxantina;  los cuales pueden mejorar el estado de huesos y coyunturas, disminuir niveles de colesterol LDL y reducir el riesgo de cataratas.

Verdes –  Espinaca, brócoli, pepino, espárragos, pimientos verdes, zucchini (calabacín), alcachofa y uvas son ricos en antixoidantes vitamina C, luteína y zeaxantina;  los cuales fortalecen el sistema inmune, mejoran la digestión y disminuyen el riesgo de contraer diversos tipos de cáncer.

Azules/Morados – Frutas y vegetales azules o morados son ricos en vitamina C, quercetina, flavonoides, zeaxantina y luteína. Alimentos como uvas, berenjenas, ciruelas pasas, arándanos y zarzamoras pueden disminuir el riesgo de enfermedades coronarias y mejorar la salud cognitiva (mente y cerebro).

Blancos – A pesar de que frutas y vegetales blancos no son de un color fuerte, éstos son ricos en antioxidantes. Cebollas, ajos, hongos y coliflor fortalecen el sistema inmune, tienen propiedades antiinflamatorias y pueden prevenir el desarrollo de diversos tipos de cáncer.

Claudia M. González, M.S., R.D., L.D.N., es una dietista-nutricionista certificada y autora del libro Gordito Doesn’t Mean Healthy que aborda el problema de obesidad en niños hispanos. Para conocerla más, visita  Chicanutritionnews y InShapePlate.

Foto: iStockphoto

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios