5 consejos para enseñarle a tu hijo a no hablar con extraños

 
bytes
 
 
         
 
 
image for 5 consejos para enseñarle a tu hijo a no hablar con extraños

¿Cómo hablar con mi hijo sobre las personas extrañas?

Toda mamá está feliz cuando observa a su hijo interactuar con otros niños. Sin embargo, la luz roja del “semáforo” se enciende cuando un desconocido se acerca a él e inicia una conversación.

“Las habilidades sociales y la flor de la independencia a los 4 años y los 5, a veces, es preocupante”, dice Charles Shubin, profesor asociado de pediatría de la Universidad de Maryland. “Incluso,un niño que solía esconderse detrás de la pierna de su madre, hace seis meses puede sentirse ahora con mayor libertad”, indica.

Por esa razón, es importante que comiences a educar a tu hijo a edad temprana sobre cómo tratar con las personas extrañas. El problema es que muchos padres no sabemos por dónde empezar.

1. Consultar:

Los niños pequeños pueden tenerle miedo a las personas extrañas si tú no eliges las palabras idóneas para que entiendan. Ellos pueden malinterpretar advertencias bien intencionadas. Así que, lo más inteligente es establecer normas específicas y explicarles de una forma no amenazante.
En lugar de decir, “no hables con extraños”. Lo recomendable es, “consulta a mamá, papá o tu niñera antes de hablar con una persona desconocida”.

“El concepto de un extraño puede ser difícil de comprender para un niño”, dice Nancy McBride, directora de seguridad para el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, en Alexandria, Virginia.

2. Saber pedir ayuda:

“Es prácticamente imposible que un niño asustado tenga juicio para confiar en alguien cuando se ha perdido en la tienda”, dice Joselle Shea, directora del Consejo Nacional de Prevención del Delito, en Arlington , Virginia.

Debes ser clara al decirle que deseas que permanezca en el edificio y que necesita pedir ayuda a alguien que trabaja en la tienda. La próxima vez que estén fuera juntos, inventa un juego para ver cuántos nombres de empleados puede nombrar tu hijo. Por ejemplo, el guardia de seguridad o el personal de limpieza.

Enseña a tu hijo su nombre y apellido, así como el tuyo y el de su padre. Además, el número de teléfono de la familia. “La mayoría de los niños pueden empezar a aprender estos datos a los 4 años y dominarlos a los 5 años”, dice Shea.

En lugar de decir, “si te pierdes en una tienda, busca un adulto de confianza para que te ayude a encontrarme”; hazle saber que lo correcto es: “permanece en el edificio y busca a alguien con estas etiquetas que me dijiste para que te ayude”.

3. Elegir bien:

“Los niños ahora son muy liberales”, dice el Dr. Shubin. “Así que cuando les digas que no acepten dulces, es probable que no puedan interpretarlo. Por eso, no deben aceptar tampoco un globo o lápices de colores. “Así que es mejor decirle a su hijo que consulte contigo antes de aceptar cualquier cosa”.

En lugar de decir, “no tomes los caramerlos que te ofrecen personas que no conoces”; dile, “no tomes nada de nadie excepto si somos tus papás, niñera, tu maestro o la madre de un amigo de la escuela”.

4. No guardar secretos:

Algunos padres utilizan los dos términos que confunde a los niños. Si le dices a tu hijo que mantenga en secreto el regalo que compraron a papá o abuela para su cumpleaños, está socavando la regla de que jamás debes mantenerle un secreto a mamá o papá.

En vez de decirle: “No guardes secretos”, lo aconsejable es: “una sorpresa es el único secreto que está bien mantener”.

5. Tome precauciones:

Ten cuidado de no dañar las lecciones de seguridad que ya le ha enseñado a sus hijos. Toma estas tres precauciones:

1. No hables con un niño desconocido, de lo contrario su hijo pensará que está bien hablar con extraños.

2. Evita colocar el nombre de tu hijo en su mochila. Si un adulto desconocido se dirige a él por su nombre; creerá que lo conoce.

3. No presiones a tu hijo a dar un beso o un abrazo a cualquier persona, incluso familiares. Los niños tienen que darse cuenta de que está bien decir “no” cuando se sienten incómodos.


Originalmente publicado en la edición de enero de 2009, en la Revista Padres.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios