11 pasos a seguir por las víctimas de abuso infantil y sus familias

 
bytes
 
 
         
 
 
image for 11 pasos a seguir por las víctimas de abuso infantil y sus familias

5 pasos que la víctima puede considerar

  • Confianza.

    Empieza a trabajar para volver a sentirte a salvo de nuevo y poder realizar sin miedo las actividades habituales.

  • Empodérate.
    Empieza por evaluar lo que ha sucedido y reconocer que te han herido. Acepta tu reacción porque ha sido lo más normal posible dada la anormal situación que has vivido.
  • Enfádate.
    Es perfectamente aceptable estar enfadado/a. De hecho es positivo que las injusticias te enojen. Piensa que tu cólera es una respuesta pro-activa.
  • No ignores la pena.
    Está bien que sientas tristeza. De hecho es bueno que la saques de ti y la expreses: piensa en la traición, en lo que ‘podría haber sido’, como podría haber sido tu familia… Siente pena por lo que ha sucedido y lo que has perdido. Puede ser un camino solitario a veces, al pensar que algo no está bien contigo, pero negar lo sucedido es aún peor.
  • Enfrenta tu pasado.
    Sé consciente de tu pasado, pero no dejes que te defina. Piensa que eres fuertes, eres un/a superviviente.

 

6 pasos para ayudar a la víctima, pero también a ti

Cuando alguien comparte contigo una experiencia dolorosa de su infancia, lo hace porque cree que confía en ti. O quizás porque espera poder confiar en ti. Aquí hay varios trucos para que apoyes a las personas que quieres a la vez que tú también lo superas. Independientemente de si esa persona es un amigo, una tía, una hija o hijo… Sé esa ‘zona de confort’ para la persona que comparta contigo su historia.

  • Acepta las cosas.
  • La seguridad es fundamental.
    Cuando se abran a ti por primera vez o si fuiste tu la que tocaste un tema delicado para ellos, párate por unos segundos si las cosas se ponen muy tensas.  Asegúrate de que saben que no es por culpa suya, sino que tomarse 5 minutos para descansar y relajarse puede ser una buena idea.
  • Presta atención a cómo te sientes y exprésalo con palabras.
    Si no estás segura de si lo que vas a decir es lo correcto, dilo directamente. Es mejor que quedarse en silencio. El silencio asusta, incluso los comentarios imperfectos les hacen sentirse aceptados.
  • Enfrenta los problemas y busca soluciones, pero pon el freno si sientes que están absorbiendo demasiada de tu energía. 
    Es una situación dura. Asegúrales que quieres volver a la discusión cuando los dos estéis preparados.
  • Intenta no tomártelo personalmente cuando la persona a la que apoyes reaccione desproporcionadamente.
    Cuando toquéis algún tema que desencadene un comportamiento anormal, probablemente estés presenciando un efecto secundario del abuso al que ha sido sometido/a la otra persona. No tiene que ver contigo, pero intenta hablar y solucionar el tema específico que provocó esa reacción exagerada.
  • Van a venir momentos de mucho estrés, así que aprende a lidiar con ellos.
    Lo importante es conocerte, ¿qué cosas reducen tu ansiedad?
  • Estás en una situación dura que requiere mucha energía emocional; no harás todo bien incluso si la otra persona lo espera.
    Preocúpate por tu propia salud física y mental para que puedas apoyar a esa persona como se merece.
  • Asegúrate de que cuidas también de ti.
    Puede ser buena idea acudir a un psicólogo. Siempre es positivo tener a alguien con quien desahogarse y ayuda a ver los problemas desde diferentes perspectivas.

Foto: iStock 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios