Accidentes en el hogar más comunes y cómo prevenirlos

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Accidentes en el hogar más comunes y cómo prevenirlos

Lamentablemente, el 90 por ciento de los casos de envenenamiento accidentales ocurren en el hogar según el Centro de Control de Intoxicación y Envenenamiento (Poison Control Center) de los Estados Unidos, explica Jeanette Kaplun, portavoz de la campaña Arriba y Lejos, auspiciada por Tide y Gain, para ayudar a crear conciencia y ofrecer consejos sobre cómo mantener un hogar libre de riesgos. “Además, los ahogos son la principal causa de muerte para niños entre 1 y 4 años en los EE.UU según Injury Facts”, agrega. Sin embargo, Kaplun, experta en temas de familia, nos presenta soluciones efectivas para prevenir los accidentes en el hogar.

¿A qué edad los niños se encuentran más expuestos a sufrir un accidente?
“Nunca debemos descuidar la seguridad de nuestros hijos. Los accidentes son inesperados y pueden suceder en cualquier momento. Sin embargo, los niños menores de tres años suelen estar más vulnerables, porque el querer llevarse todo a la boca es parte normal de su desarrollo. Cuando son mayores de cuatro, el problema es que no tienen conciencia del peligro y es allí cuando pueden suceder accidentes… Nadie quiere que sus niños se lastimen de ninguna manera. Por eso me he unido a Tide y Gain en la campaña Arriba y Lejos, para ayudar a crear conciencia y ofrecer consejos sobre cómo mantener un hogar sin riesgos para los niños tanto dentro como fuera del cuarto de lavado”.

 

¿Cuáles son los accidentes más frecuentes en el hogar?
“Cuando los niños son más independientes, aumenta el riesgo de que les pase algo; ahogos, caídas, quemaduras o envenenamiento. La principal causa de muerte de niños entre 1-4 años en Estados Unidos, es el ahogo, sea en piscinas (albercas, piletas) o en la bañera, según Injury Facts. Además, cada año los centros de llamados de envenenamiento reciben más de 2 millones de llamados. La prevención es importantísima. Además, nunca se debe dejar solo a un niño a la hora del baño ni en los predios de una una piscina.  Sugiero instalar rejas para impedir el acceso a escaleras, monitorear la temperatura máxima del agua caliente e instalar mecanismos de seguridad para impedir el acceso a cajones (o gavetas) y los gabinetes. Siempre ten en mente que debes guardar todos los limpiadores, incluyendo los detergente,  fuera del alcance de las manitas de tu hijo”.

¿Cómo se pueden prevenir los accidentes antes mencionados?
“Evalúa los posibles riesgos para la seguridad que existen en tu hogar desde el punto de vista de un niño. Recorre tu hogar gateando para que veas qué está al alcance de tu chiquito. Fíjate en qué cables están sueltos, cuáles mesas tienen puntas que podrían herir a tu bebé, evalúa qué muebles hay que asegurarlos contra la pared para que no se tambaleen y quita todo lo que tu pequeñín podría llevarse a la boca. Algo muy importante es guardar todos los detergentes y artículos de limpieza arriba y lejos del alcance de los niños. Siempre aconsejo colocarlos arriba en la repisa y bajo llave. También se pueden usar mecanismos de seguridad para evitan que las manitas de los niños puedan abrir gabinetes o  gavetas. Si hay escaleras, instala una reja que impida el acceso de tu chiquito. Recuerda que los niños son muy curiosos y les encanta explorar apenas descubren su independencia y que se pueden mover de un sitio a otro. Aún cuando tu hijo ya no sea un bebé, es importante la supervisión de los adultos. Los niños suelen no tener conciencia del peligro o de los riesgos”.

 

¿Qué es lo primero que tenemos que hacer en caso de un accidente? “Llamar al pediatra o al centro de control de envenenamiento, que es el 1-800-222-1222 en los Estados Unidos”.

 

¿Cómo podemos enseñarles a nuestros niños a protegerse en casa?
“Desde pequeñito debes alertar a tu hijo de posibles peligros y explicarle que se puede hacer daño con las ollas en la cocina, que no se lleve objetos a la boca, que no corra dentro de la casa y algo muy importante, explicarle que las medicinas no son caramelos ni dulces. Muchos padres erróneamente tratan de convencer a sus hijos de tomarse un medicamento diciéndoles que son golosinas. Es mejor ofrecerles una recompensa si se toman la medicina, pero debes claramente establecer que los medicamentos no son algo que el niño deba ingerir por su cuenta. Finalmente, entender que los niños que ya entraron en la escuela siguen necesitando nuestra supervisión, porque es nuestro deber enseñarles a tomar conciencia del peligro, para que aprendan cada vez más a cuidarse a sí mismos”.

 

Foto: iStock 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios