Guía de emergencia: cómo salvar a un niño que se ahoga

 
bytes
 
 
         
 
 
image for Guía de emergencia: cómo salvar a un niño que se ahoga

Saca al niño del agua. Si no respira, acuéstalo de espaldas, sóplale dos veces en la boca, ábrele las vías respiratorias y luego adminístrale reanimación cardio-pulmonar (CPR, vea abajo). Si estás sola, pide auxilio y atiende al niño. Si puedes hallarle el pulso y el niño vuelve a respirar, entonces pide o vaya en busca de auxilio. Nunca supongas que es tarde para salvar la vida de un niño.

PARA NIÑOS MENORES DE 1 AÑO
1. Mira, escucha y siente si el niño respira colocando tu oído cerca de la boca y nariz del bebé. Luego controla su pulso poniendo dos dedos entre la axila y el codo. Si tiene pulso, continúa soplándole en la boca.
2. Si no hay pulso, ponle tus dedos mediano y anular en el esternón. Presiónale el pecho cinco veces hasta una profundidad de 1/2 a 1 pulgada.
3. Coloca su boca de modo que cubra completamente la boca y nariz del niño y sopla lentamente. Mire el pecho del niño para asegurarse de que se eleva. Si no, ábrele más las vías respiratorias.
4. Repite ciclos de cinco presiones y un soplido durante aproximadamente un minuto.
5. Vuelve a controlar el pulso y la respiración. Si todavía no hay pulso, sigue las series de cinco presiones y un soplido, volviendo a controlar el pulso y la respiración cada tanto.

PARA NIÑOS MAYORES DE 1 AÑO
1. Comprueba si respira colocando tu oído y tu cara muy cerca de la boca y nariz del chico. Luego vigila el pulso colocándole tus dedos índice y medio sobre la arteria carótida, que está situada en el costado del cuello del chico. Si el niño tiene pulso, sóplale lentamente en la boca, continuando así el salvataje.
2. Si no hay pulso, colócale tu mano abierta sobre el centro del esternón.
3. Coloca una mano sobre la frente del niño mientras le vas presionando varias veces el pecho con la otra. Asegúrate de tener tus hombros alineados con sus manos para aplicar la presión sobre el pecho del niño.
4. Inclina la nuca del chico, tápale la nariz y cierra su boca Sóplale lentamente y asegúrate de que su pecho se alce.
5. Repite los ciclos de cinco compresiones y un soplido durante un minuto. Controla el pulso y la respiración durante cinco segundos. Si continúa sin pulso, sigue las series y controla los signos vitales.

Foto: Stockbyte

 

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios