skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Tus hijos y el amor por los libros

 
Sigue estas recomendaciones para inculcarle a tus hijos el gusto por la lectura.
 
Tus hijos y el amor por los libros Es muy posible que de pequeño tu hijo disfrute del ritual de lecturas nocturnas que comparte antes de dormir. Incluso al crecer seguramente tendrá sus libros y personajes favoritos. Muchas veces
              
 

Es muy posible que de pequeño tu hijo disfrute del ritual de lecturas nocturnas que comparte antes de dormir. Incluso al crecer seguramente tendrá sus libros y personajes favoritos. Muchas veces llegará a casa a contarte emocionado sobre una nueva historia que leyeron en la escuela. Sin embargo el fantástico hábito de leer puede no durarle para toda la vida. Los adolescentes suelen dejar de lado la lectura, parcial o completamente y dedicar su atención a cosas como la música, las amistades, los celulares, entre otros. Para muchos leer se convierte en una obligación impuesta por la escuela y si dicha postura no se cambia puede que pierdas un lector o lectora para siempre.

Libros que le gusten

Por evidente que parezca, si insistes en que tu hijo lea libros que no le interesan, sólo estarás contribuyendo a su carencia de gusto por los mismos. Los chicos de edades entre los 8 y los 15 están en proceso de definir (a veces de manera radical) quiénes son. Si quieres que se conecten de manera pasional con la lectura, permíteles y anímales a que lean sobre temas que les interesen.

Opciones

Seguro, quieres que tu hijo se aprenda el contenido entero de la enciclopedia Encarta, comienza ofreciéndole una revista en el tema que le gusta. Si a tu hijo le interesan los temas históricos pero le aburren los libros académicos, busca cuentos en los que relaten las aventuras de las civilizaciones de medio oriente. De nuevo el truco radica en hacer de la lectura algo entretenido.

Sácale una tarjeta

Vivimos en la sociedad de las tarjetas, donde tener una parece dar cierto nivel de estatus. A tu hijo preadolescente le gustará ser tratado como un adulto. Si no quieres gastarte una fortuna en libros que tu hijo puede decidir abandonar tras la primera página de lectura, llévalo a la biblioteca local y saquen juntos una tarjeta para él. Será su responsabilidad ir a la biblioteca (o pedirte que lo lleves), sacar los libros que le interesen y devolverlos a tiempo. En la biblioteca también podrá acceder a música y películas en DVD.

Hazlo un asunto familiar

Muchas familias pasan innumerables horas enfrente de la televisión, en cuyo caso es bastante difícil pretender que los hijos desarrollen un amor sincero por la lectura. Escoge una tarde en la que el plan familiar sea leer, pueden salir al patio de atrás o sentarse tranquilamente en la sala a compartir una o varias horas de lectura y una bebida refrescante. Si haces leer una parte fundamental y agradable de tu vida, estarás ayudando a despertar la pasión por la lectura y el conocimiento en la vida de tu hijo.

Foto: Wavebreak Media

 
 
 
 

Comentarios