skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Malas palabras en boca de tu hijo

 
Consejos para enseñarle a tu hijo a no decir malas palabras.
 
Malas palabras en boca de tu hijo Si empiezas a escuchar a tu hijo decir malas palabras, la solución, por supuesto, no tiene nada que ver con lavarle la boca con jabón. El primer paso es no perder la calma y luego tratar de
              
 

Si empiezas a escuchar a tu hijo decir malas palabras, la solución, por supuesto, no tiene nada que ver con lavarle la boca con jabón. El primer paso es no perder la calma y luego tratar de comprender la naturaleza de esta circunstancia. Así, podrás definir una estrategia para que tu niño comprenda por qué, cuando nos expresamos, lo ideal es usar un lenguaje respetuoso, que no agreda o incomode a otros.

Es muy posible que, como mamá, tu deseo sea que tu hijo nunca diga malas palabras, sin embargo es importante saber que el hacerlo es casi una conducta que forma parte de su desarrollo, principalmente en los años de la niñez media (6 a 9 años) y el inicio de la adolescencia.

Hay varias razones por las que los niños empiezan a decir malas palabras. Especialmente los más jóvenes, las repiten tras haberlas escuchado en boca de otros niños o adultos y con frecuencia ni siquiera saben claramente el significado de aquellas. Hay ocasiones en que el hecho de decirlas forma parte de la interacción con otros amigos y es algo que asocian con sentirse aceptados en el grupo. En cualquier caso, se trata de una conducta a la que los padres debemos poner atención, pero sin asociarla automáticamente con el castigo o con una reacción desproporcionada. Es bueno recordar que el castigo o el enfado representan formas de atención (negativa) y el niño puede sentir que diciendo malas palabras tiene el poder inmediato de escandalizar o molestar a papá o a mamá.

Algo que puede ayudar es reflexionar sobre dónde es que el niño ha empezado a escuchar malas palabras. ¿En el colegio? ¿Entre sus amigos? ¿A través de los programas de televisión o el contenido de Internet al que tiene acceso? ¿Entre los adultos que lo rodean? Recuerda que los padres que utilizan malas palabras o expresiones groseras en situaciones de frustración, o como parte del lenguaje cotidiano, están transmitiendo, con el propio ejemplo, la idea de que es normal emplear este tipo de palabras para expresarse.

Páginas: [ 1 ] [ 2 ]
 
 
 
 
 

Comentarios