skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Mi hijo no quiere dormir en su cama

 
Formas de enseñar a tus niños a dormir solos.
 
Mi hijo no quiere dormir en su cama Has preparado su cuarto, le compras una hermosa cama nueva, pones cortinas de sus personajes favoritos de televisión, llenas los estantes con sus peluches favoritos, le pones la pijama y le dices
              
 

Has preparado su cuarto, le compras una hermosa cama nueva, pones cortinas de sus personajes favoritos de televisión, llenas los estantes con sus peluches favoritos, le pones la pijama y le dices buenas noches. A los pocos minutos estas enfrentándote con un berrinche de proporciones enormes o con un pequeño que llorando insiste en dormir en tu cama. Nada logra dañarte una velada romántica como tu pequeño saltando en tu cama en la mitad de la noche, pero ¿cómo lograr que tu hijo duerma en su propia cama?

1. Establece las razones: entender lo que lleva a tu pequeño a querer dormir contigo te indicará como manejarlo. Puede ser que sienta que se está perdiendo algo o que sienta miedo a la oscuridad. Escucha sus razones con interés y soluciona sus miedos para que pueda dormir tranquilo.

2. Dale un objeto transicional: los niños están enteramente ligados a sus madres y es por eso que a muchos de ellos se les dificulta dormir solos. Es una excelente idea que él o ella tenga un objeto transicional (cobija, peluche, etc.) que le ayude a tomar este paso sin tanta ansiedad.

3. Creen un amigo imaginario: los amigos imaginarios son otra forma de afianzar la seguridad y sentimiento de tranquilidad. Si tu hijo comienza a desarrollar su amigo imaginario, pregúntale por él y trátalo como si fuera una persona de verdad.

4. Establece una hora de dormir: los humanos de todas las edades somos animales de costumbre. Si cambias cada noche la hora de dormir sólo estarás creando confusión y entorpeciendo su sueño, establece y refuerza la hora de dormir.

5. Prémialo: los niños responden muy bien a los premios, No se trata de que le compres un juguete caro, pero sí de que hagas negociaciones y le ofrezcas pequeños beneficios por su buen comportamiento.

6. Pon una barrera: cuando estés eligiendo la cama nueva de tu hijo, inclínate por aquellas que tengan una colorida cerca remisible o algún otro tipo de obstáculo que le impida salirse de su cama cuando así le plazca.

Foto: Comstock

 
 
 
 

Comentarios