skin
skin
Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

La pasión por la lectura puede surgir a una temprana edad

 
Razones para motivar a tus niños a leer desde una temprana edad.
 
La pasión por la lectura puede surgir a una temprana edad La pasión por la lectura es algo que surge espontáneamente a cualquier edad. Yo me convertí en una ferviente amante de los libros durante la adolescencia y desde entonces leo todo lo que cae en
              
 

La pasión por la lectura es algo que surge espontáneamente a cualquier edad. Yo me convertí en una ferviente amante de los libros durante la adolescencia y desde entonces leo todo lo que cae en mis manos. Después de tener a mis dos hijos, decidí convertirlos en lectores desde una temprana edad y todas las noches antes de ir a dormir leerles durante unos minutos. Esta rutina diaria no sólo nos permitió explorar historias fascinantes, sino también nos dio la oportunidad de conversar sobre la temática de los libros que elegimos. A medida que mis hijos van creciendo, los libros van avanzando en complejidad pero siempre son una fuente valiosa de contenido.  Mi hijo mayor está entrando en la adolescencia y sus gustos en libros están cambiando.  Ambos vamos juntos a la biblioteca y buscamos nuevos títulos. Mi tarea como padre es guiarlo, pero intento darle siempre numerosas opciones. Por otra parte, mi hijo menor es un poco más vago y debo impulsarlo a leer más. En su caso, prefiere todavía los libros más infantiles, por lo que tratamos de intercambiarlos con otros más complejos.  Es fascinante verlos crecer, cada uno a su manera, y de a poco desarrollar la misma pasión por la lectura que tengo yo.

Si quieres que tus hijos se interesen por la lectura el sitio lifehack.org ofrece algunas sugerencias para motivarlos:

  • Llévalos a la biblioteca y busca libros con ellos.
  • Inscríbelos a la biblioteca para que tengan su propia tarjeta, les hará sentir una cierta responsabilidad.
  • Lee con ellos, los niños aprenden de los ejemplos.
  • Discute los libros con ellos durante la cena entre familia.
  • Limita el tiempo que están delante de las pantallas, no necesariamente para que lean pero para que se entretengan haciendo otras cosas.
  • No menosprecies sus otras actividades. No se trata de que la lectura remplaze los vídeo juegos o la computadora sino que sea algo diferente que tiene sus propios beneficios.
  • No los precipites cuando están leyendo. No es una carrera, deja que ellos marquen el paso.

 

 

Foto: Comstock

 
 
 
 

Comentarios