skin
skin
Ad skin
   Bienvenido a nuestro sitio.  
 
 
 

Dilo con un libro

 
Usa los libros para explicar temas difíciles a tus niños.
 
Dilo con un libro En la vida de un pequeño los libros son una maravillosa ventana hacia el conocimiento. Ayudan a sembrar la pasión por la lectura; nos permiten, a los padres, estimular en el hijo habilidades como
              
 

En la vida de un pequeño los libros son una maravillosa ventana hacia el conocimiento. Ayudan a sembrar la pasión por la lectura; nos permiten, a los padres, estimular en el hijo habilidades como la de escuchar historias y reconocer letras; echan a volar la imaginación infantil y, con frecuencia, alientan la curiosidad y el deseo de aprender.
Alguna vez, sin embargo ¿te has puesto a pensar que también pueden servirnos como un estupendo punto de partida para dialogar con los niños sobre asuntos que a veces no son fáciles de abordar o explicar?

Miedos. Rabietas. Un divorcio. La importancia de las buenas maneras. Familias ensambladas. Cómo se hacen los bebés. Por qué algunas personas tienen que movilizarse en silla de ruedas. Cuáles son las diferencias físicas entre un niño y una niña. Qué es eso de la autoestima. El respeto por la diversidad cultural.

Los libros, cuando son bien elegidos y corresponden al perfil del pequeño lector (edad, desarrollo cognitivo y emocional), son una valiosa herramienta para presentar y conversar sobre temas que, de otro modo, resultan complejos o demasiado abstractos para ser comprendidos por un niño. Si de por medio hay una historia contada con sensibilidad e ingenio, es posible que a partir de su lectura la conversación fluya. Padres e hijos quizás nos sintamos más cómodos hablando del personaje o del tema del libro y, a partir de ahí, de lo que puede estarle preocupando o inquietando a un menor. Aquello sobre lo que se hace preguntas o algo que los padres queremos comunicar de forma efectiva.

Se me viene a la cabeza un ejemplo: el intenso miedo que mi niña de 5 años le tiene a la oscuridad. Incontables veces le he tratado de explicar a Emilie que la oscuridad no es una amenaza y que nada le va a pasar durante la noche. Para Emi, sin embargo, el miedo nocturno es intenso y difícil de superar, así que recientemente decidí leerle algunos libros sobre el tema.

Elegí uno muy tierno, sobre un pequeño búho que asegura no temerle a la oscuridad –aunque el pobre, sí que le teme y no hay nada de malo en sentir miedo– y otro divertido cuento sobre las sombras imaginarias que vemos en las noches: medias que parecen serpientes, batas de dormir que tienen la apariencia de un fantasma. Con Emi, bien acurrucadas en su cama, la hemos pasado lindo leyendo estos libros. De pronto, a través de estas historias, he sentido que le “he dicho” a mi niña, que su miedo tiene solución y que mientras la encontramos, vale la pena reírse un poquito del asunto.

Para aliviarla me he valido de un par de historias frescas, simples y, sobretodo, cercanas al imaginario infantil. Si alguna vez, al tratar de abordar un asunto con tu niño, te faltan las palabras o los planteamientos precisos, prueba y “dilo con un libro.” Echa a andar la charla a partir de aquel. Vé a la biblioteca pública o a tu tienda de textos favorita y explora, lee o pregunta. Hay una gran diversidad de historias, creativas y deliciosamente escritas, entre las que podrás elegir.

Foto: iStockphoto

Paola Cairo es una periodista que nació y creció en el Perú. Actualmente vive en Texas con su familia. Para conocerla más visita su blog Con Ojos de Mamá.

 
 
 
 
 

Comentarios