skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

¿Cómo ayudar con la educación de tu hijo?

 
Estimular en tus hijos la pasión por aprender no tiene que ser algo aburrido.
 
¿Cómo ayudar con la educación de tu hijo? Llevarlos a la escuela es solamente parte del camino que tendrás que recorrer, pero también hay muchas maneras de estimularles una pasión por el aprendizaje. (Seguramente ya estás haciendo muchas
              
 

Llevarlos a la escuela es solamente parte del camino que tendrás que recorrer, pero también hay muchas maneras de estimularles una pasión por el aprendizaje. (Seguramente ya estás haciendo muchas de estas cosas por tu cuenta.)

Si quieres enseñarle acerca de la vida en el océano, ¿cuál de las siguientes opciones elegirías?:

A) Llevarlo a un acuario y mostrarle variedades de peces o darle información atractiva sobre el mar.
B) Comprar tarjetas didácticas acerca de las migraciones de las tortugas y de los tiburones y tomarle luego un examen para saber cuánto retuvo.
C) Mirar Finding Nemo (muchas veces).

Si contestaste “A”, estás en el camino correcto para enseñarle a tu hijo que el aprendizaje es un desafío divertido y no simplemente una obligación. Todos los niños tienen el instinto de explorar ya que son curiosos por naturaleza, y ésa es la mejor manera de aprender y que recuerden lo aprendido.

“La experiencia educativa se encuentra realizando actividades cotidianas”, dice Judi Gentry, maestra en Bank Street Family Center, en Nueva York. “Tus chicos en edad preescolar aprenderán cosas naturalmente mientras se están divirtiendo. Lleva los binoculares al parque y muéstrales las hojas de los árboles o cómo medir los ingredientes cuando estás preparando una torta de cumpleaños”. Si los padres son muy incisivos y se ponen en “maestros”, los chicos se aburren. Sus mentes se cierran. En cambio, sigue su intuición y todo funcionará.

Usa tus palabras
La forma en que les hablamos a nuestros hijos influye en cómo ellos aprenderán. Para comenzar, es importante mostrar interés en lo que hacen, no cuán bien lo están haciendo. Nunca reserves tus elogios para cuando hagan algo bien; déjales saber que aprecias el esfuerzo y no sólo el resultado. En vez de decir: “Bien hecho” o “Tú puedes hacer esto, es fácil”, intenta esta frase: “Sigue intentando, te estás acercando a la meta”. Recuérdales otros acontecimientos de sus vidas que resultaron exitosos pero con mucho esfuerzo, como aprender a montar bicicleta. El sentido de realización y el placer de descubrir cosas son la motivación que necesitan para seguir aprendiendo.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 

Comentarios