skin
skin Ad skin
   Bienvenido,   Ingresa  o  Regístrate
 
 
 

Discovery Cove Orlando: 6 razones para no perdérselo

 
Atracciones en Discovery Cove Orlando.
 
Discovery Cove Orlando: 6 razones para no perdérselo Hace poco tuve la fortuna de conocer Discovery Cove, un oasis en medio de Orlando. Sobra decir que en esta ciudad de la Florida hay innumberables atracciones para todos los gustos, pero como soy
              
 

Hace poco tuve la fortuna de conocer Discovery Cove, un oasis en medio de Orlando. Sobra decir que en esta ciudad de la Florida hay innumberables atracciones para todos los gustos, pero como soy amante de la naturaleza, ésta fue mi preferida. La entrada incluye la admisión a SeaWorld Orlando, Acquatica o Busch Gardens Tampa Bay. Aquí hay seis razones por las que tanto me gustó y por las que tú también tienes que ir:

1. Me sentí inmediatamente transportada a un paraíso tropical. Al entrar por sus puertas, estuve rodeada de palmeras, flores de un arco iris de colores y pequeñas lagunas con playas de arena. Cambié los sonidos de los autos, por el canto y aleteo de los pájaros.

2. Nadé con delfines. Fue la primera vez que tuve la oportunidad de interactuar con ellos y, aunque siempre había escuchado que son animales muy sofisticados, sociales e altamente inteligentes, no lo entendí del todo hasta poder tocarlos y nadar con ellos sujetándome a la aleta dorsal.

3. Hice esnórquel. Si es la primera vez que haces esnórquel o si estás con tus hijos, este arrecife en un ambiente controlado es ideal. Puedes nadar con peces tropicales y mantarrayas, y ver tiburones detrás de un cristal de seguridad.

4. Buceé sin saber bucear. No tengo certificación de buceo, pero no es necesario en Discovery Cove. SeaVenture, un paseo debajo del agua de aproximadamente 25 minutos con un casco de buceo te permite caminar cómodamente en el fondo de la laguna e interactuar con la vida marina.

5. Vi toda clase de pájaros exóticos. En el aviario de vuelo libre, hay cientos de especies y hasta algunos comerán de tu mano.

6. Me relajé. Tras tantas actividades y nadar por el río lento, almorcé (las comidas y bebidas–hasta las alcohólicas –están incluidas en el precio de entrada), y me tumbé en la arena. Era el final perfecto para un día perfecto.

 
 
 
 

Comentarios