¿Te robaron la identidad?

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for ¿Te robaron la identidad?

ssSi sucede, ¿qué hacer?

Primero: Paciencia porque va a tomar tiempo y dinero resolverlo.

Segundo: Hay que actuar. Es contraproducente dormirse en la indiferencia.

Acciones inmediatas:

1. Con el historial de crédito en mano, comunícate con el departamento de fraude de cualquiera de las tres compañías de informes de crédito (Equifax, Experian o TransUnion) para colocar una alerta de fraude en tu informe. La compañía a la que llames primero está obligada a comunicarse con las otras dos. Esta alerta es para que antes de que se abran nuevas cuentas o se hagan cambios las empresas tengan que comunicarse contigo. Envíales también una carta escrita solicitando la alerta de fraude.

2. Disputa y cierra las cuentas que se hayan creado fraudulentamente. Para disputar las que tú no autorizaste, llena la Declaración Jurada de Robo de Identidad de la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés).

3. Presenta una denuncia en la dependencia policial local o en la del lugar en el cual se produjo el robo de identidad. Clave: uno de cada tres no lo hace. Pide una copia o el número de la denuncia. Éste te ayudará a lidiar con los acreedores que necesiten una prueba del delito. En caso de que la policía se muestre reacia a tomar tu denuncia, solicita que te tomen una Denuncia por Incidentes Varios (Miscellaneous Incidents).

Una vez que registres la denuncia, envía una copia por correo certificado. Adjunta a ella una copia de la declaración jurada, una carta cuestionando las cuentas fraudulentas y pruebas de cartas recibidas de compañías de cobros, informes crediticios, etc.

4. Si la práctica continúa, entonces lo más recomendable es que hagas congelar el crédito. A cambio de un costo, cuando lo haces estás obligando a las compañías a no emitir préstamos, tarjetas de crédito a tu nombre o incluso activar el celular sin tu consentimiento.

 Foto: iStock 

Texto: Xavier Serbia

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios