Mascotas, travesuras y después…

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Mascotas, travesuras y después…
Prev2 of 2Sgte
Use your ← → (arrow) keys to browse

Más de una vez me he imaginado la paz que reinaría en mi hogar sin mascotas… sin un hámster desaparecido en la casa, sin una jaula o pecera que limpiar, sin otra boca que alimentar. No tendría que pasarme la vida preguntándoles a mis hijos: “¿Apagaste las luces de la tortuga? ¿Le diste agua al gato? ¿Sacaste al perro?”.

Pero debo admitir que por cada crisis emocional que han causado en mi familia, nuestros animalejos nos han dado muchos momentos de alegría. Además, mis hijos han aprendido a cuidar de otros, a ceder el centro de atención de vez en cuando y a limpiarse las lágrimas y seguir amando, a pesar de los golpes de la vida.

Los expertos dicen que las mascotas ayudan a los niños a aprender, les sirven de fuente de apoyo y consuelo, y hasta disminuyen las probabilidades de que tengan ciertas alergias. El hecho es que no hemos desistido de tener un animal o dos en casa, a pesar de los quehaceres adicionales, llantos y sustos. Con nuestra actual mascota, Shadow, un labrador amoroso pero desquiciado, nos hemos visto forzados a partir a la carrera hacia el veterinario varias veces: cuando se comió, con envoltorio y todo, los caramelos y chocolates que Leah recolectó un Halloween, cuando se le metió un anzuelo a una pata una vez que decidió meterse al río mientras Lucas pescaba, cuando se tragó todo un teléfono celular…

El muy sinvergüenza se ha metido en todo tipo de problemas, pero felizmente, hasta ahora, la mayoría de sus travesuras no lo han puesto en verdadero peligro. Aunque pensándolo bien, debo confesar que cuando partió a mordiscos varios cinturones de seguridad de mi auto y tuve que pagar $734 para reponerlos, se me cruzó de todo por la mente.

Pero allí sí que la terapia de mis hijos me habría salido mucho más cara.

Foto: Hemera

 

Prev2 of 2Sgte
Use your ← → (arrow) keys to browse

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios