Educar en lugar de imponer

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Educar en lugar de imponer

Desde muy pequeños, los niños comienzan a tantear el mundo que los rodea, a probar fuerzas y medir los límites entre su libertad y las prohibiciones. Por eso los padres nos vemos obligados a hacerles saber quién tiene la última palabra.

Pero a veces fallan todos los recursos y la mejor manera de dejar las cosas claras es con una frase categórica: “Hay que hacerlo porque lo digo yo”. Sin embargo, la disciplina es mucho más que imposición, y la clave del éxito está en encontrar el equilibrio con otros métodos. Nuestra misión es educarlos, no reprimirlos. Antes de recurrir al tono mandón, considera estos enfoques positivos:

Habla con los niños. No subestimes su capacidad de escuchar y comprender tus explicaciones. Conocer las razones y consecuencias de los actos, además de ayudar a conseguir un comportamiento correcto, profundiza el respeto y las relaciones entre padres e hijos.

Dales instrucciones. No des por sentado que los chicos saben lo que tienen que hacer. Resiste la tentación de darles una orden y ofréceles detalles de lo que esperas que hagan.

Supervisa. Obsérvalos. Es más fácil corregir un paso que el proceso completo.

No los desanimes. En lugar de regañarlos por algo que no están haciendo bien, ínstalos a esforzarse más. Centra tus comentarios en los aspectos positivos y en sus logros.

 

Foto: iStock

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios