¡Bienvenida, primavera!

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

flores¡CAMBIA EL COLOR DE UNA FLOR!

Colorea el agua para ver cómo la absorción capilar mueve el H2O desde las raíces a todas las partes de la planta.

Llena con unos centímetros de agua algunos floreros de boca estrecha o tubos de ensayo. Añade en cada florero unas 20 gotas de colorante para comida hasta lograr un color intenso. Recorta con una tijera de cocina o un cuchillo los tallos de los claveles blancos. Coloca uno por recipiente, dejando que sobrepasen las bocas por unos centímetros. Haz un corte vertical de 1,30 cm en la parte inferior de cada tallo, dividiéndolo en dos para que absorva más agua. Coloca las flores en los floreros. En el lapso de una hora, los pétalos de los claveles habrán comenzado a cambiar de color y seguirán tiñiéndose en los días sucesivos.

esponjaOBSERVA LAS SEMILLAS EN ACCIÓN
¡Una planta entera se esconde en el pequeño cascarón de una semilla! Solo añade agua, luz solar y un poco de calor, y observa cómo germinan y crecen.

Corta esponjas para que quepan cómodamente al fondo de vasos de vidrio pequeños o de jarrones. Colócalas en los vasos y empápalas con agua. Luego, rocía por encima semillas de microplantas de rápido germinado como brócoli, rábanos o lentejas, conocidas en inglés como microgreens. Pon por encima de las semillas papel de cocina húmedo para ayudarlas a que broten. Una vez listo, sitúa el recipiente en un lugar cálido, pero no bajo el sol directo porque el papel podría secarse. Pasados uno o dos días, las semillas ya habrán empezado a germinar. Retira el papel y lleva el jarrón a un lugar soleado. Mantén las esponjas siempre húmedas y ¡disfruta observando cómo crecen plantitas de varios centímetros de altura!

Tip: Evita las esponjas etiquetadas como “antimicrobianas”, ya que pueden inhibir el crecimiento de las semillas germinadas.

DESCUBRE EL BARRIO EN FAMILIA

Organiza caminatas divertidas y haz que tus hijos se conviertan en tus guías.

Comienza por imprimir un mapa de tu vecindario y dibuja un círculo alrededor de tu casa. Elije un destino y márcalo con una X. Luego, deja que tus hijos sean quienes manejen el mapa y te vayan guiando hasta el lugar marcado con X. Si tienes niños más grandes, entonces déjalos elegir un destino y crear su propio recorrido. Esta actividad los ayudará a reconocer el vecindario, a moverse de modo seguro dentro de él y a pasarlo bien en familia. ¡Felices pisadas!

SONRÍELE A LOS VEGETALES
Presenta las verduras de un modo original y verás cómo ningún miembro de la familia se resistirá a probarlas.

Si en casa eres la única que se entusiasma con la gran variedad de vegetales que tienen las ferias de productores para ofrecer en esta época del año, ¡no te des por vencida! Sigue el consejo de Kathleen Reidy, Ph.D., R.D., quien se desempeñó como directora de ciencias de la nutrición de Nestlé Infant Nutrition, y presenta las verduras de tal manera que conquisten hasta al más pickyde los niños. Crea formas que les resulten atractivas, animalitos o caritas felices. Las opciones son infinitas, pero puedes comenzar, por ejemplo, utilizando flor de brócoli para los ojos de una cara, una zanahoria bebé para la nariz y guisantes para la boca. Acompaña el plato con humus o alguna otra salsa que a tus hijos les encante.

coronaHAZ UNA CORONA DE HOJAS Y FLORES

Imprime el color y el espíritu de la primavera en tu hogar con esta entretenida actividad.

Toma varios pliegos de papel manteca blanco y píntalos con pintura acrílica en diferentes tonos de verde. Cuando se hayan secado, cubre un par de ellos con brillo Mod Podge y deja que se sequen. Utiliza nuestras plantillas de hojas para crear la vegetación (disponibles en serpadres.com/templates). Agrupa de a tres los pliegos de papel y fíjalos a una corona de gomaespuma (la nuestra medía 34 cm) con alfileres rectos, asegurándote de que esta parte de la manualidad quede en tus manos y no en las de tus hijos. Sigue colocando capas hasta que la corona se vea bien completa y frondosa. Para hacer las flores, aplana siete moldes de minicupcakes de 3 cm de diámetro, dóblalos en pequeños triángulos, redondea la parte superior con tijeras y ábrelos. Para la hoja que sirve de base de las flores, repite el procedimiento con un molde de cupcakes regular de 5 cm de diámetro y esta vez recórtalo a aproximadamente 2 cm de la punta. Haz capas con los moldes y apriétalos. Fíjalos a la corona con un alfiler recto. Repite este procedimiento con cada flor. Por último, elijan entre todos un lugar de la casa al que le quieran dar un toque primaveral y cuélguenla.

Créditos: 

Manualidades “¡Cambia el color de una flor!” y “Observa las semillas en acción”, por Samantha Murphy y Elissa Josse, de Curious Jane. Fotos: Caroline Kaye.

Foto Corona: Ryan Liebe.

Este artículo fue publicado originalmente en la revista Parents Latina de abril / mayo 2019.

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios