Viajar durante el embarazo

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 
image for Viajar durante el embarazo

Mujer con cámaraViaja durante el segundo trimestre. El primer trimestre puede ser difícil si tienes náuseas, fatiga u otros síntomas incómodos del primer trimestre, y es preferible no hacer un viaje largo durante el tercer trimestre por si comience el trabajo de parto antes de tiempo.

No te quedes inmóvil por mucho tiempo. Si vas a hacer un viaje largo en auto o avión (más de 4 horas), trata de levantarte cada hora para caminar un poco y estirar la piernas, bebe mucho líquido, y usa ropa holgada. El riesgo de tener trombosis venosa profunda (TVP), una condición en la que se forma un coágulo de sangre en las venas profundas de las piernas u otras partes del cuerpo, es diez veces mayor en las mujeres embarazadas. Si el coágulo se desprende y traslada por los vasos sanguíneos hacia los pulmones, puede ser mortal. Algunos médicos recomiendan una dosis muy baja de aspirina, pero como la aspirina usualmente es contraindicada durante el embarazo, consulta primero con tu obstetra.

Elige el destino adecuado. Es mejor evitar los lugares a mucha altura sobre el nivel del mar, ya que la adaptación a niveles menores de oxígeno puede ser demasiado exigente para tu organismo y el de tu bebé. También es preferible no visitar países en desarrollo que requieren vacunas o donde existe mayor riesgo de contraer enfermedades transmitidas por alimentos o por el agua.

Piensa antes de zambullirte al agua. Algunos lagos y océanos podrían estar contaminados. Consulta con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades para averiguar si las masa de agua en tu destino son seguras.

Cuidado con lo que comes. En algunas regiones del mundo, hay que tener cuidado con las frutas y los vegetales crudos ya que podrían haberse lavado con agua contaminada. Es preferible evitar las ensaladas y elegir las frutas que puedes pelar tú misma, como los plátanos y las naranjas. Como siempre, hay que evitar carnes y pescados crudos o poco cocidos y lácteos no pasteurizados.

Foto: iStock

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios