Inducir el parto: ¿qué puedes esperar?

 
bytes
 
 
         
 
 
image for Inducir el parto: ¿qué puedes esperar?

Hay varias razones por las que tu obstetra pueda querer inducir el parto, que significa provocarlo de manera artificial. Generalmente el parto sólo se induce antes de la fecha prevista del parto si hay problemas médicos y el obstetra cree que la salud del bebé o de la madre corren riesgo. También se puede inducir después de la fecha del parto para prevenir que el bebé llegue a ser demasiado grande o porque después de la semana 42 la placenta ya no es tan eficaz y no puede mantener sano al bebé.

Estos son algunos de los tratamientos que tu obstetra podría usar para iniciar el parto:

Madurar el cuello uterino. El obstetra te da prostaglandinas sintéticas para “adelgazar” o ablandar el cuello uterino, lo cual es necesario para que comience a dilatarse. Puede ser una pastilla que se toma oralmente o un gel o supositorio que se inserta en la vagina, cerca del cuello uterino (generalmente se usa el fármaco Cervidil).

Iniciar contracciones. Se suele administrar mediante una intravenosa un medicamento que se llama Pitocin, que es la forma sintética de oxitocina, la hormona que produce contracciones uterinas. Pitocin produce contracciones más fuertes, por lo que vigilarán la frecuencia cardíaca del bebé.

Romper membranas. El obstetra inserta un dedo en el cuello uterino para separar la membrana que conecta el saco amniótico a la pared del útero. Romper esta membrana ayuda a liberar prostaglandinas que adelgazan el cuello uterino y ayudan a provocar contracciones.

Romper la bolsa de aguas. Con un pequeño gancho el médico rompe la bolsa de aguas. Las contracciones generalmente comienzan poco después de este tratamiento.

Foto: Fuse

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 

comentarios