skin
skin
Ad skin
   Bienvenido a nuestro sitio.  
 
 
 

Inquietudes antes de dar a luz, segunda parte

 
Consejos que te ayudarán a prepararte para el día del nacimiento de tu bebé.
 
Inquietudes antes de dar a luz, segunda parte Me preocupa que el dolor sea tan intenso que pierda el control Tu capacidad de aguantar el dolor es mayor de la que piensas. Asegúrate de hacer los ejercicios de respiración que te enseñaron en
              
 

Me preocupa que el dolor sea tan intenso que pierda el control Tu capacidad de aguantar el dolor es mayor de la que piensas. Asegúrate de hacer los ejercicios de respiración que te enseñaron en las clases de parto. Recuerda, además, que los analgésicos sí surten efecto. Incluso si estás decidida a tener un parto natural, asegúrate de hablar con tu médico sobre estos medicamentos, por si acaso. Y no te sientas mal si terminas pidiéndolos. Finalmente, aunque algunas mujeres sí se alteran un poco durante el parto, no será nada nuevo para tu médico. “Realmente no nos importa si gritas o maldices”, dice la doctora Meyer, “si es que eso te ayuda a lidiar con el dolor”.

Los hombres le temen:

A cortar el cordón umbilical Es su momento estelar, pero algunos hombres se preocupan de hacerlo mal por algún motivo. Recuérdale a tu esposo que no hay nervios en el cordón, por lo que no te dolerá a ti ni al bebé, y que el médico le dirá dónde tiene que hacer el corte.

A desmayarse En realidad, la mayoría de los hombres mantienen la compostura. Si tu esposo es particularmente nervioso, asegúrate de que vaya a clases de parto.

A verte sufrir No hay mucho que él pueda hacer a la hora de la verdad, pero habla con él con anticipación sobre los diversos tipos de analgésicos disponibles y hagan juntos los planes para el parto. Haz que tu esposo vele por tus intereses en la sala de parto; eso hará que se sienta menos inútil y que tú quedes liberada de lidiar con las minuciosidades del día.

A que algo le pase al bebé durante el nacimientoRecuerda que si estás en el hospital con tu médico, no deberías correr ningún peligro. Siempre pueden ocurrir accidentes inesperados, pero estarás rodeada de un equipo experimentado. Si llegara a haber sufrimiento fetal o el médico identifica cambios en el ritmo cardíaco del bebé (sea escuchando con un estetoscopio o usando un monitor especial), él decidirá si es necesario practicar una cesárea de emergencia, si necesitará utilizar fórceps o realizar una extracción por ventosa.

Qué llevar al hospital
Es casi seguro que no tendrás que salir corriendo al hospital ni bien empieza tu trabajo de parto pero recuerda que tampoco querrás estar lidiando con decisiones como qué bata preferirías llevarte a esa altura del embarazo. Una vez que comiences el noveno mes, es recomendable que armes el bolso que llevarás a la maternidad.

Ropa de cama Lleva un camisón cómodo con una bata para que puedas recibir visitas y estar presentable. Asegúrate de que se abra al frente para que puedas amamantar con facilidad y sin necesidad de cambiarte. Lleva alguno que si se arruina no te molestará.

Lleva medias Muchas mamás dan a luz con medias puestas. Empaca chinelas para caminar en el dormitorio y para ir al baño.

Ropa interior Empaca varias panties y un sostén de maternidad.

Neceser con productos esenciales, como cepillo y pasta de dientes, jabón, champú y acondicionador para el cabello, crema corporal. Todo lo que sueles usar cuando te bañas.

Números telefónicos de familiares y amigos.

Documentos esenciales, como los formularios de registro en el hospital, tu seguro médico, bolígrafo y papel.

Cámara No te olvides de traer el cargador para recargar la batería de la cámara digital ni tampoco la videocámara, ya que ambas resultarán muy útiles.

Ropa para cuando te den de alta No pienses que vas a entrar en tus jeans favoritos. Lleva unos pantalones y zapatos cómodos.

Refrigerios para después del parto porque durante el mismo no podrás comer. Solamente te permitirán masticar cubitos de hielo.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 

Comentarios