Embarazo de alto riesgo: lo que necesitas saber

 
bytes
 
 

Encuentra mucha más información pensada para ti

¡Síguenos en Facebook!

         
 
 

Un embarazo de alto riesgo es un embarazo que tiene una mayor probabilidad de encontrar problemas antes, durante o después del parto. Por esto, requiere una vigilancia más cuidadosa que un embarazo típico.

¿Qué hace que un embarazo sea de alto riesgo?
Los factores que pueden aumentar la posibilidad de complicaciones durante el embarazo incluyen:

Ser mayor de 35 años. A esta edad, las madres tienen una mayor probabilidad de complicaciones en el parto. El riesgo de dar a luz a un bebé con un trastorno genético también aumenta después de los 35 años.

Tener sobrepeso u obesidad. Las mujeres con bajo peso también pueden tener un embarazo más riesgoso.

Tener presión arterial alta. La hipertensión no controlada durante el embarazo aumenta la posibilidad de preeclampsia y bajo peso al nacer.

Fumar, beber alcohol o consumir drogas. Esto puede provocar defectos de nacimiento y otros problemas de salud para el bebé.

Ser diabética. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden provocar defectos de nacimiento al principio del embarazo.

Llevar múltiples bebés. Estar embarazada de gemelos, trillizos o más puede aumentar el riesgo de parto prematuro.

Haber tenido una complicación previa del embarazo. Si un bebé anterior nació a través de una cesárea, tuvo un bajo peso al nacer o nació prematuramente, la probabilidad de problemas con embarazos futuros puede aumentar.

Tener otros problemas de salud existentes. Las enfermedades renales, autoinmunes y de la tiroides pueden hacer que la mujer tenga un embarazo más complicado.

3 cosas que debes tomar en cuenta

Conviértete en una experta. Antes de quedar embarazada, haz todo lo posible por averiguar todo lo que necesitas saber, no solo sobre el ABC básico de tu enfermedad, sino también cómo te afecta específicamente a ti.

Encuentra el equipo médico adecuado. Tu médico o partera estará a tu lado durante gran parte de este viaje del embarazo, así que asegúrate de contar con alguien en quien puedas confiar y con quien puedas sentirte realmente cómoda.

Tu cuidado prenatal será diferente. En general, un embarazo de alto riesgo probablemente requerirá visitas prenatales más frecuentes y un monitoreo más cercano. Si tu afección es lo suficientemente grave, es posible que incluso te remitan a un médico de medicina materno fetal para tu atención y tratamiento. Este tipo de médico ha recibido capacitación especial sobre cómo cuidar a las mujeres que se enfrentan a un embarazo de alto riesgo.

El cuidado exacto que recibirás depende de tu condición y circunstancias particulares. Es muy probable que este médico continúe trabajando con tu ginecólogo obstétrico para garantizar que tanto tú como el bebé estén sanos a medida que avanza el embarazo.

 

Continua leyendo más artículos:

 
 
 
 
 
 

comentarios